Agua de lluvia, el oro desperdiciado por las ciudades

La mala planeación de las ciudades ha impedido que ahorremos y aprovechemos el agua de lluvia. Necesitamos pensar en el futuro. 

También te puede interesar: Construcciones sin sentido, el pretexto del gobierno para derrochar dinero