Conducir rápido no te ahorra tiempo, pero sí provoca accidentes

¿Crees que manejando rápido llegarás antes a tu destino? ¡Falso! Lo único que haces es exponerte a ti y a los demás.

Más de Adán Domínguez: Agua de lluvia, el oro desperdiciado por las ciudades