La revolución digital y la expansión de las redes sociales han cambiado por completo al periodismo, tanto, que los medios tradicionales se han visto obligados a “pensar más allá” y mirarlas como “competencia”.