No más sindicatos impuestos, pero, ¿quién es el verdadero beneficiado?

¡Aleluya! Ya no estarás obligado a ser parte de un sindicato por imposición de tu empresa, ¿la mala noticia? Que las cosas siempre tienen un porqué, y a veces, es uno que refleja conveniencia.

Paco Fraile opina en #88segundos