Foto: Thylacine Research Unit

Puede que el Tigre de Tasmania, esté de regreso.

Han pasado más de 80 años desde que el último Tigre de Tasmania muriera en el Zoológico de Hobart en Australia (1936), sin embargo, un equipo de científicos le ha regalado al mundo la esperanza de que la especie aún esté con vida ya que supuestamente 2 ejemplares fueron vistos en Queensland, Australia en tiempos recientes. 

También te puede interesar: South Lakes Safari Zoo, el Zoológico de los horrores y el sufrimiento (+Fotos) 
Foto: Kathryn Medlock-Tasmanian Museum and Art Gallery

Su nombre real es Tilacino pero las franjas de su lomo parecidas a las de un tigre le hicieron ganarse el apodo de Tigre de Tasmania. Originalmente vivía en Australia y Nueva Guinea pero con la llegada de los europeos en el siglo XVIII se fueron replegando hacia la isla de Tasmania. 

Los pobladores acusaban al tigre de comerse el ganado (cosa que era falsa ya que se alimentaba principalmente de animales pequeños como los wallabies) y comenzaron una gran cacería en su contra entre 1830 y 1909, llevando a declarar la especie extinta hace 81 años.

Varias veces se había alertado de la presencia de este animal al sur de Tasmania pero ninguna de las alertas había sido real, no hasta ahora que un veterano empleado del servicio de parques nacionales del estado de Queensland en Australia aseguró haber visto en una zona de tierras aborígenes del norte a 2 de estos ejemplares.

También te puede interesar: Animales momificados y desahuciados, la cruel realidad del zoológico de Gaza
Foto: Thylacine Research Unit

Los avistamientos despertaron tanto interés en la sociedad que un equipo de científicos de la Universidad James Cook, se han dispuesto a encontrarlos colocando 50 cámaras en la zona para fotografiarlos y descartar que se traten de zorros salvajes u otros animales que habitan en el lugar.

Si los científicos consiguen probar que el “Demonio de Tasmania” no está extinto, la especie se sumaría a las famosas “lazaro”, animales que creíamos desaparecidos debido a que por largos periodos no se tuvo información de ellos pero en realidad no lo estaban y aparecen en un momento que nadie esperaba.