Es bien sabido que los seres humanos no somos distinguidos por tratar muy bien a la naturaleza y cuidar al entorno que nos rodea, por supuesto, existen sus excepciones, sin embargo, es claro que nuestro egoísmo está afectando al medio ambiente y los demás que viven en él.

Ahora, la Sociedad Zoológica de Londres ha declarado en peligro de extinción a la peculiar “tortuga punk”, que en realidad se llama tortuga de agua Elusor macrucrus y quien desde hace muchos años acapara la atención de quien se la cruza debido a las algas que brotan de su cabeza (mismas que salen porque puede pasar hasta 3 días bajo el agua), un par de protuberancias que salen de su barbilla como si fueran cuernos al revés y la peculiaridad de que puede respirar por sus genitales.

También te puede interesar:¡Terrible! El cambio climático está acelerando el proceso de extinción del oso polar
Especial

Aunque esta especie de 40 centímetros hacía unos años que no era muy vista, la verdad es que su escasez comenzó luego de que por allá de los 60’s y 70’s la gente gustaba de cazarla para tenerla de mascota en casa, sólo por el gusto de presumirla a sus invitados debido a su extraño físico. Obviamente la moda fue tal, que aunque murieran porque pocos conocían su cuidado, las personas se limitaban a comprar más.

“Los reptiles a menudo se llevan la peor parte en términos de conservación, en comparación con las aves y los mamíferos. Sin embargo, la lista de reptiles EDGE destaca lo únicas, vulnerables y asombrosas que son realmente estas criaturas”, señala Rikki Gumbs, coordinador de la lista de reptiles.

También te puede interesar:Este biólogo asegura que NO debemos salvar a las especies en extinción y esta es la razón
Imagen relacionada
Especial

Así que es importante hacer conciencia y cuidar a los animales, al igual que hacer lo que esté en nuestras manos para salvar de nosotros mismos a aquellas especies a las que estamos perjudicando, porque al final, cuando un elemento de la cadena falta, siempre hay un desequilibrio, aunque a veces pueda ser imperceptible para nosotros.