ahorro de los sobrevivientes

Cuando son bien usadas, las redes sociales son un arma a favor.

Su nombre es Puntung y es una rinoceronte de Sumatra a quien le había salido un absceso facial por un diente infectado y que era tan peligroso que podía matarlo en cualquier momento, nadie pensaba que iba a salvarse, no había quien la operara en Malasia, la esperanza se había perdido hasta que Adam Welz, un periodista ambiental que reside en Sudáfrica, se enteró de su historia y decidió iniciar con el tuit que cambiaría su vida.

Bastó la petición de Welz en las redes sociales solicitando un veterinario que donara su trabajo para poder operar a Puntung y salvarle la vida, con eso fue suficiente para que Internet hiciera lo suyo y el ahorro de los sobrevivientes, una organización sudafricana que vela por la vida silvestre contactara con él. Ambos pudieron lograr que Zoe, una dentista veterinaria que era voluntaria y Abraham, veterinario principal del zoológico de Singapur, se coordinaran por WhatsApp y volaran hasta Malasia para intervenir a la rinoceronte. Todo sucedió en menos de dos semanas.

El trabajo era complicado y es que una vez allá, debían operar a Puntung sin que la anestesia la matara. Primero se tomaron radiografías de los dientes, de los cuales extirparon tres (causantes del absceso) una vez que el animal estaba dormido, por fortuna, dos horas después, el procedimiento terminó y cuando la rinoceronte despertó no tardó nada en comenzar a alimentarse con normalidad y sin dolor.

ahorro de los sobrevivientes
ahorro de los sobrevivientes

Por cierto que la importancia de que Puntung sobreviviera, además de que merecía hacerlo, es que en el mundo sólo quedan menos de 100 rinocerontes de Sumatra como ella, de los cuales, menos de la mitad es hembra.