A nadie le ha quedado duda de lo inteligentes que son los animales, de hecho, muchos de ellos no tienen necesidad de ser “educados” por los humanos y aprenden solo con base en experiencias, como es el caso de este enorme oso.

No tiene dueños ni ha vivido con las personas, pero el gracioso animal aprendió desde pequeño que los humanos eran buenos y podían ayudarle a obtener comida. Desde que una vez cuando recién nació y empezó a explorar unos trabajadores del pueblo lo alimentaron la costumbre permaneció, incluso cuando fue creciendo empezó a esperar en el camino de la carretera para que alguien lo subiera a su camioneta y lo dejara en el lugar poblado más cercano, lo alimentaran y después repitiera la acción de regreso a donde vive, cerca de Ocampo, Coahuila.

Resultado de imagen para el oso de la encantada
Especial

También te puede interesar:Se casaron en un zoológico y las muecas de este oso se robaron la boda (+FOTOS)

Las personas ya lo conocen y aseguran que no se sienten atemorizadas porque el oso ande suelto por el pueblo, de hecho, aseguran que es muy manso aunque nunca han tratado de domesticarlo. Todos le dan comida cuando lo ven y lo han llevado en sus camionetas de ida o vuelta sin sufrir un solo atentado en estos años. “El oso de la encantada” le dicen porque es común verlo en esa mina.

Lo curioso es que el animal nunca va acompañado, parece que eligió una vida solitaria y además de él, la gente no está acostumbrada a ver más osos en la zona.