Especial

Pareciera otro tipo de planta marina o un pedazo de lechuga, sin embargo, al mirarla con detenimiento nos damos cuenta de que no lo es, en realidad se trata de una babosa de mar verde, cuyo nombre científico es Elysia clorótica y es más especial de lo que podríamos imaginar porque es el único animal que puede realizar el proceso de fotosíntesis.

A decir de una investigación publicada en el Biological Bulletin, Elysia mide apenas 6 centímetros pero con eso le basta para ser excepcional y es que aprendió cómo “tomar prestados” (o mejor dicho digerir sin dañar) los cloroplastos de un alga que suele ser su alimento, la Vaucheria Litorea, y así poder llevar a cabo su propia fotosíntesis al integrarlos a sus células digestivas. 

También te puede interesar:10 Animales que muestran la belleza escondida en el Síndrome de Down (+GALERIA)
Resultado de imagen para babosa de mar verde
Especial

Este es, sin duda, el primer caso de transferencia genética funcional de una especie multicelular a otra y confirma que de alguna forma, alguno de los genes necesarios para reparar los daños en los cloroplastos y mantenerlos en funcionamiento se encuentra ya en el cromosoma de la babosa, así que su descendencia sólo tiene que ocuparse de tomarlos de las algas que usualmente comen y voilá, el proceso está completo.

También te puede interesar:Con este casco de realidad virtual podrás ver como lo hacen los animales
Resultado de imagen para babosa de mar verde
Especial

Antes se pensaba que era imposible que los genes de un alga pudieran sobrevivir y trabajar dentro de una célula animal, así que este descubrimiento claramente ha roto todos los esquemas.