Wassilios Aswestopoulos/ Foto ilustrativa

No es un cuento de ficción, sucedió en una provincia de Japón cuando una mujer encontró a su madre empapada en sangre, la anciana estaba postrada en una cama ya que hacía bastante tiempo que estaba inmóvil y además no podía hablar.

Como era de esperarse, la chica aterrada marcó a urgencias y de inmediato trasladaron a la anciana a un hospital debido a la gravedad de sus heridas, que en total eran 26.

Mientras Mayuko Matsumoto era curada en la cama del nosocomio, la policía investigaba arduamente sobre lo ocurrido sin éxito y es que cuando la víctima es muda, resolver el hecho se vuelve prácticamente una misión imposible; en la casa no había rastro alguno de puertas o ventanas forzadas, tampoco de cristales rotos  o algún indicio que pudiera dar a entender que alguien más había estado en el lugar sin que nadie le invitara.

También te puede interesar:Los gatos pueden controlar tu mente y la Ciencia lo confirma
Resultado de imagen para mad cats
Foto ilustrativa/ Especial

Las horas pasaron y parecía que todo iba mal, hasta que los vecinos comentaron que había varios gatos callejeros que eran muy agresivos y siempre rondaban por la zona, así fue como la investigación dio un nuevo rumbo y todos los felinos que se encontraron fueron examinados, de ahí el hallazgo de uno que tenía restos de sangre en sus garras.

El gato callejero fue puesto a disposición de las autoridades y ahora los restos de sus uñas están siendo analizados, así que aunque es el principal sospechoso de ese intento de asesinato, la policía aún no puede sacar conclusiones al respecto o dañarían su moral e integridad, así que sólo nos resta esperar hasta nuevo aviso para saber si las pruebas apuntaron a que era culpable o no.

También te puede interesar:Robar no es sólo de humanos, él es “Sir Whines”, el gato que se enriqueció a costa de sus vecinos
Imagen relacionada
Foto ilustrativa/ Especial.