La contaminación por plástico sigue siendo una grave problemática en todo el planeta a pesar de los esfuerzos realizados, pero no es tiempo de rendirse, sino de innovar con otras estrategias; es así como una cervecera estadounidense decidió poner en marcha una alternativa muy ingeniosa.

Actualmente existen diversas campañas para reducir el uso de productos elaborados con plástico, es decir, bolsas de supermercado, popotes, vasos desechables, botellas de agua, entre otros; sin embargo, muchas personas continúan usándolos y peor aún, arrojándolos a la calle o a los mares y ríos, provocando un terrible daño en los diferentes hábitats. 

Saltwater Brewery
También te puede interesar:La peor contaminación, las colillas de cigarro

Tan sólo en México, de acuerdo con datos proporcionados por la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), cada año se producen aproximadamente 9.000 millones de botellas de plástico PET (polietileno tereftalato) y al menos 900 millones de ellas contaminan bosques y ríos al ser arrojadas.

Por otro lado, The Ocean Conservancy, estima que hay más de 7,25 millones de kilogramos de basura en el océano y al menos 57 mamíferos marinos, 440 peces y 22 tiburones y matarrayas quedaron enredados en plástico de estos productos. En 2015, el producto humano más común ingerido por las tortugas de mar, fue nuevamente, el plástico.

También te puede interesar:Debido a la gran contaminación de las cápsulas de café Hamburgo ha decidido prohibirlas

Ante esta horrible situación, una cervecería artesanal en Florida llamada Saltwater Brewery decidió crear un empaque 100% biodegradable para acomodar cervezas y para alimentar a los animales marinos evitando así su estrangulación y la contaminación.

De acuerdo con una entrevista realizada por el Huffington Post a Peter Agardy, director de la marca de la cervecería, la idea fue creada por “pescadores, surfistas y personas que aman el mar” con el fin de salvar vidas marinas.

Saltwater Brewery

Esperemos que más empresas  cerveceras se sumen a la causa, pues la situación es alarmante, hay que recordar que tan sólo una botella de plástico tarda 700 años en descomponerse.