Espero que estés de buen humor porque esta historia entristecerá tu día.

Chien Chih-Cheng amaba su empleo como veterinaria, trabajaba horas extras, muy pocas veces tomaba un receso para almorzar o resolver problemas personales e incluso utilizaba sus vacaciones para darle atención a más perros y ofrecerles una vida mejor, la chica se graduó de una de las mejores universidades de Taiwán con la calificación más alta de toda su generación.

También te puede interesar: Animales momificados y desahuciados, la cruel realidad el zoológico de Gaza

Sin embargo, la vida de Chien cambió cuando decidió suicidarse usando el mismo fármaco que utilizaba para sacrificar a los animales que el gobierno le pedía, la justificación de su decisión fue que ella buscaba ayudar a las personas a entender lo que pasa con los animales abandonados en Taiwán.

Antes de su muerte, Chien brindó una entrevista al canal CTI en donde contó con lagrimas en los ojos lo mucho que sufría por la situación de los perros abandonados y sobre todo, el tormentoso proceso de sacrificio.

«Primero los dejamos dar un paseo, que coman algo, después los llevamos al «cuarto humano» (…) cuando lo pones en la mesa se le ve muy asustado y todo su cuerpo está temblando pero después de que se le aplica el famoso fármaco se va en 3 o 5 segundos (…) aquel día, fui a casa y lloré toda la noche», dijo la chica.

También te puede interesar: ¿Por qué más de 700 murciélagos aparecieron calcinados en Australia?

Después de su aparición televisiva, la opinión pública se fue encima de la veterinaria, la gente decía que a pesar de ver su sufrimiento, también aceptaba haber sido la responsable de 700 sacrificios animales en 2 años. La presión por esta situación y la falta de atención psicológica desencadenaron el trágico final para Chien quien dejó una carta en donde explicaba su desconsuelo por haber tenido que matar a tantos perros callejeros e incitando al gobierno a actuar para poder controlar el problema.

A partir del suceso, en Taiwan comenzó a operar una nueva ley que hace ilegal la eutanasia para animales abandonados, además, se construirán más lugares para alojarlos y brindar apoyo psicológico a los trabajadores, eso sin contar el impuesto de 3.800 dólares para las personas que dejen a su mascota al resguardo de los refugios.