Netflix/ Kevin Spacey en House of Cards

Luego de ser acusado de acoso y agresión sexual por parte de sus compañeros de trabajo, Kevin Spacey decidió volver a dar la cara a los medios para defenderse y afirmar que Netflix no puede despedirlo pues no firmó ninguna cláusula de moralidad.

House of Cards, no sólo es la primera serie dramática original de Netflix, también representa la poderosa arma que llevó a la plataforma a conquistar al mundo. Tan sólo con sus primeras cinco temporadas, Netflix logró sumar más de 20 millones de usuarios alrededor del planeta. Sin embargo, no todo podía ser siempre miel sobre hojuelas, ahora la polémica y grave situación en la que el protagonista de esta millonaria producción se ve envuelto ha hecho tambalear a la empresa y amenaza con desplomar a la serie de la cima.

También te puede interesar: He decidido vivir como un hombre gay”, Kevin Spacey
Netflix/ Kevin Spacey en House of Cards

Kevin Spacey se colocó en el ojo del huracán después de que el actor Anthony Rapp declarará que la estrella de House of Cards lo acosaba sexualmente cuando él tenía tan sólo 14 años de edad y Spacey 26, por si fuera poco, simultáneamente varios de sus compañeros de trabajo del set de House of Cards también lo señalaron por fomentar un ambiente laboral tóxico, debido a sus acciones de acoso y agresión sexual. Estos hechos conmocionaron a todos, pero principalmente al mundo del entretenimiento, para ser más específicos a Netflix y a la productora Media Rights Capital, quienes decidieron tomar severas medidas y despedir al actor, de modo que en la sexta temporada de la aclamada serie, ya no podremos ver a Frank Underwood, ni tampoco en la película Gore, la cual está basada en la vida de Gore Vidal y que aunque ya se encontraba en postproducción y sería estelarizada por Spacey, ha quedado cancelada. Evidentemente estas determinaciones no le gustaron para nada al actor y hoy alega sus derechos laborales.

También te puede interesar: Demi Moore es grabada besando a un niño e Internet enloquece (+VIDEO)

Según expresan, Kevin Spacey y su representante legal, Netflix no tiene motivos para cerrarle las puertas y negarle su participación en la siguiente temporada de House of Cards porque en su contrato de exclusividad no se incluye ninguna cláusula que señale la anulación o disolución del mismo por acusaciones de daño sexual o moral, las cuales, además son sólo mediáticas ya que las victimas no las han efectuado mediante un proceso legal.

Netflix podría despedir a Spacey sólo si durante grabaciones él no estuviera disponible para cumplir con sus obligaciones laborales o incapacitado por alguna  razón, sin embargo, este no es su caso. Si bien él actualmente se encuentra en una clínica en Arizona para recibir tratamiento esto ha sido de forma voluntaria y en nada afecta a su trabajo.

Foto Netflix/ Kevin Spacey en House of Cards

Según Spacey, ahora Netflix se encuentra en una encrucijada porque en caso de que no lo deje seguir trabajando en la serie, deberá darle una exorbitante liquidación, ya que el despido sería “injustificado”.

Por ahora, lo único que es un hecho es que el destino de House of Cards, serie que alguna vez fue ganadora de un Golden Globe, es incierto, pues aunque la sexta temporada ya está en plena grabación y los directores han creado diferentes estrategias para desaparecer al presidente Underwood, esto no garantiza que será una decisión correcta.