Gobierno del Estado de Puebla

Toper News

Inicio Toper News

El rostro que le devolvió la esperanza a México tiene nombre, apellido y es herrero (+VIDEO)

Todos pensaron que su hazaña quedaría en el anonimato, pero no, a varios días del terremoto que sacudió y destrozó una buena parte de México, Don Ángel Sánchez Santiago es reconocido en todo el país y es toda una personalidad destacada en su natal Juchitán, Oaxaca.

Desde que salió a la luz aquel video en el que este hombre levantaba el lábaro patrio sobre los restos del Palacio Municipal en el cuarto municipio más poblado de Oaxaca todos se habían preguntado de dónde salió, ¿quién era?, ¿será policía?, ¿será bombero?, ¿algún voluntario? Todos erramos, Ángel es herrero, tiene 57 años, gana dos mil pesos al mes y asegura que ver a su bandera tirada entre los escombros no era opción para él y no hacer nada hubiera sido un insulto.

También te puede interesar:#Viral El terremoto que sacudió a México y la foto que nos ha devuelto la esperanza (+VIDEO)

“La bandera es nuestro símbolo nacional, es parte de nuestra identidad y no estaba dispuesto a verla tirada entre los escombros. Era una señal de que los juchitecos no debemos estar de rodillas ante este fenómeno, tenemos que ser fuertes para salir adelante”, dijo el herrero a Diario La Razón.

Video: La razón de México

Don Ángel asegura que su propósito en un principio nunca fue salir de su casa (que por fortuna quedó intacta) para “rescatar” a la bandera, más bien, se dirigía a resguardar a sus hijos que habían salido, sin embargo, la “obligación moral” se le puso enfrente cuando vio tremendo panorama. Después, todos conocemos la viral historia.

También te puede interesar:Las “luces de terremoto”, el curioso fenómeno que acompaña los movimientos sísmicos (+VIDEO)

Ahora, no hay un solo ciudadano de Juchitán que no lo conozca, de hecho, hasta los policías le saludan y reconocen su acción, sin embargo, él asegura que su trabajo no ha terminado y por eso se ha reunido con otros tantos vecinos de su colonia para recolectar víveres y ayudar en la reconstrucción de aquellas casas que no corrieron la misma suerte que la suya.

Hasta hoy, dice que el gobierno no le ha reconocido directamente la hazaña, aunque también recalca que eso no le importa y es que, ¿qué clase de persona sería si buscara hacer el bien sólo por obtener algo a cambio? Una nada digna de admirar, supongo.

Con información de: La razón de México