Trend

Inicio Trend

Gana investigador del Instituto de Física de la BUAP Cátedra Marcos Moshinsky 2020

Por sus relevantes aportaciones en el área de la Física de Materiales y tras un riguroso proceso de selección en el que fue evaluado por reconocidos científicos, el doctor Felipe Pacheco Vázquez, investigador del Instituto de Física “Luis Rivera Terrazas” (IFUAP) de la BUAP y fundador del Laboratorio de Materia Granular y Fluidos Complejos, GrainsLab, ganó una de las cuatro Cátedra Marcos Moshinsky que anualmente se otorgan a destacados jóvenes investigadores mexicanos.

GrainsLab, fundado en 2014, desarrolla el estudio de fenómenos como gases granulares, terremotos, formación de estalagmitas, explosiones subterráneas o cráteres, y sobresale también por la formación de recursos humanos interesados en comprender la Física que subyace al comportamiento colectivo de los granos y de otros sistemas complejos.

Gracias al apoyo de la Cátedra Marcos Moshinsky 2020, el investigador, quien pertenece al Cuerpo Académico de Materiales Complejos e Inteligentes del IFUAP, desarrollará experimentos a escala de laboratorio que permitan determinar bajo qué condiciones se pueden generar delgadas avalanchas de arena en la superficie de un cráter, con el fin de descifrar el mecanismo responsable de las enigmáticas franjas oscuras observadas en la superficie del planeta Marte (Dark slope streaks).

Además, el doctor Pacheco Vázquez estudiará la disipación de energía en colisiones de conglomerados granulares y su posible papel en la formación de protoplanetas. Por otra parte, analizará la coalescencia de gotas de líquidos miscibles en estado Leidenfrost (gotas levitantes) y su potencial aplicación en el área de microfluídica.

Desde su creación en 2011, la Fundación Marcos Moshinsky busca impulsar la ciencia en México, en especial a través de un programa de cátedras de investigación en Física, Matemáticas y las ciencias Químico-Biológicas, enfocado a jóvenes científicos mexicanos con alto potencial, logros probados y una trayectoria sobresaliente en su especialización. Dichos reconocimientos pretenden promover carreras exitosas en pleno ascenso.

Considerado pionero de la Física en el país, Marcos Moshinsky inició sus estudios de Física y Matemáticas en la Facultad de Ciencias de la UNAM. Posteriormente, obtuvo los grados de maestro en 1947 y de doctor en 1949, en la Universidad de Princeton, Estados Unidos, bajo la asesoría de Eugene Wigner, Premio Nobel de Física 1963. Al regresar a México inició una larga y brillante carrera, convirtiéndose en el gran impulsor de la Física nuclear en América Latina.

Rodolfo Reyes-Báez, egresado de Mecatrónica de la BUAP, compite con científicos de talla mundial

“Mis padres siempre me dijeron que la única herencia que íbamos a tener era la educación, y que este era el medio para tener acceso a otras formas de trabajo, no necesariamente manual”, recuerda el doctor Rodolfo Reyes-Báez, oriundo de Tlanalapan -un pequeño poblado en el municipio de Lafragua, Puebla, casi en el límite con el estado de Veracruz-,  cuando definía la ruta de su trayectoria profesional como egresado de la preparatoria Alfonso Calderón Moreno y de  Ingeniería en Mecatrónica de la Facultad de Ciencias de la Electrónica de la BUAP, que hoy lo sitúa como investigador especializado en Ingeniería de Control y Mecatrónica, del Instituto de Ingeniería y Tecnología de la Facultad de Ciencia e Ingeniería en la Universidad de Groninga,  Países Bajos.

Con una Maestría en Ciencias, en la Especialidad de Ingeniería Eléctrica (Mecatrónica), por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, y un Doctorado en Matemáticas Aplicadas, con Especialidad en Control y Sistemas Dinámicos, por el Bernoulli Institute for Mathematics, Computer Science and Artificial Intelligence de la Universidad de Groninga, Rodolfo Reyes-Báez se remonta a aquellos años cuando cursaba su educación media y estuvo en contacto con personas que le ayudaron a definir su carrera académica.

“Cursé la secundaria en Guadalupe Victoria. Ahí tuve al profesor Benito Mendoza Javier, que me daba Matemáticas y Física, un señor muy rudo pero muy bueno para explicar y motivar. Desde ese momento supe que quería estudiar ingeniería o algo relacionado con las Matemáticas. Por otro lado, en la familia tenía un tío que estudió informática y que influyó mucho en mí; así como un primo que estudió electrónica”, rememora.

Por azares del destino y en mayor medida por consejo de sus padres, Rodolfo viaja a la Ciudad de Puebla para estudiar en la preparatoria Alfonso Calderón Moreno, donde recibe clases de Matemáticas con los profesores Lázaro Méndez Zepeda y Cosme Méndez Zepeda, así como de algunos académicos egresados de Electrónica de la BUAP, con lo que se origina su primer acercamiento directo a esa facultad.

“En 2006, cuando ingresé a la BUAP, me llamó la atención el término Mecatrónica; comencé a investigar y dije: ‘puedo aprender suficientes Matemáticas para entender la naturaleza y además aprender de las innovaciones tecnológicas que existen hoy en el mundo’. Ahí fue otra aventura y por supuesto, fue diferente. El profesor Marcelino Texis Texis me dio la primera clase de la carrera (Cálculo, a las 7 de la mañana). Era muy bueno. Decía que era doctor y me puse a investigar qué implicaba hacer una maestría o un doctorado, y qué hacían los investigadores”, comenta.

Siempre inquieto, durante el transcurso de sus estudios en la Facultad de Ciencias de la Electrónica de la BUAP, el alumno Reyes-Báez pensó en cambiar de carrera a Matemáticas, pero al entablar contacto con destacados académicos y, sobre todo, por sus cursos de Control Automático, decidió que ese era el camino.

“Tuve la oportunidad de llevar cursos con el doctor Fernando Reyes Cortés, quien me dio Robótica y Control Automático con un profesor que acababa de regresar de sus estudios doctorales en Francia, Fermi Guerrero Castellanos. Me di cuenta que estas áreas tienen muchísimo potencial y que Control Automático está en todas las tecnologías que nos podemos imaginar. Desde ese momento sabía que quería hacer un doctorado”, señala.

 Al terminar su licenciatura en 2011, tras disfrutar de una buena época como estudiante, con amigos para ser “nerd” o “volarse” alguna clase, o gozar a plenitud de las verbenas que se realizaban entonces en la Universidad, a Reyes-Báez se le plantean dos disyuntivas: trabajar en alguna empresa o seguir estudiando. “Cuando me gradué, mis papás estaban contentos. Pensaban que al terminar la escuela me iba a ir directo a trabajar, pero les dije que mi deseo no era ir a trabajar, sino continuar con un posgrado; así que agradezco a mis padres por apoyarme”, enfatiza.

Después de algunos empleos como académico de Control, Robótica y Mecatrónica en la Universidad Panamericana y el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM), ya egresado del posgrado del Cinvestav, Rodolfo emprende un nuevo reto: viajar a Europa para realizar el doctorado, específicamente a Groninga, una ciudad al norte de los Países Bajos, por lo que el 27 de enero de 2015, luego de una emotiva fiesta de despedida acompañado de sus padres, hermanos y toda su familia, viaja a la nación antes conocida como Holanda.

Como muchos egresados destacados de la BUAP que a nivel mundial enfrentan los misterios y la aventura de los territorios inexplorados, a su llegada disfrutó de la nueva cultura en la que se vio inmerso, tan diferente a Tlanalapan, a Puebla y a México. “Acá es primero la gente, luego la bicicleta y después los coches; los holandeses conducen rapidísimo. Los europeos, sobre todo los del norte, son poco cálidos. Es otra cultura”.

Aprendiendo de las “vacas sagradas” de su especialidad, hizo sus estudios de doctorado en Matemáticas Aplicadas, Especialidad en Sistemas de Control, en el Bernoulli Institute, con el apoyo de sus asesores, Arjan van der Schaft y Bayu Jayawardhana. El profesor Van der Schaft es investigador reconocido a nivel mundial por sus contribuciones al modelado de redes y al control de sistemas complejos, específicamente en las áreas de sistemas Puerto-Hamiltonianos, control basado en pasividad, control H∞ no lineal y sistemas híbridos.

“Mi idea fue primero estudiar sistemas físicos cuyo modelo matemático verdaderamente exhibiera la física del sistema, la conservación de la energía; por otro lado, quería hacer algo que se llama control de trayectoria. Mi trabajo doctoral se centró en diseñar esquemas de control o controladores para sistemas mecánicos no lineales que pueden modelar como sistemas puerto-Hamiltonianos y que pudieran resolver el problema del control de trayectoria en robots manipuladores, robots móviles terrestres y marinos”.

Posteriormente, y a raíz de sus estudios de doctorado, en enero de 2019 es contratado por la Organización Neerlandesa de Investigación Científica Aplicada (TNO, por sus siglas en neerlandés), para trabajar como ingeniero investigador en control de turbinas eólicas en Petten, una población costera en la provincia de Holanda Norte de los Países Bajos.

Sin embargo, un año y medio después se le presenta la oportunidad de regresar a Groninga, a través de su segundo supervisor del doctorado, Bayu Jayawardhana, quien lo invita a aplicar para una vacante de investigador y catedrático en la Facultad de Ciencia e Ingeniería en la universidad holandesa, en la que tenía mayor oportunidad de realizar las investigaciones de su preferencia, además de impartir cátedra. “Me pareció una buena opción; se dieron la oportunidad y las circunstancias laborales”.

El doctor Rodolfo Reyes-Báez nunca olvida sus orígenes como universitario egresado de la BUAP, donde -por invitación del doctor Jaime Cid Monjaraz- trabaja desde 2016 en el posgrado de Automatización como colaborador externo, ya con dos estudiantes graduados y artículos escritos en conjunto.

-¿Cuáles son sus líneas de trabajo en la Universidad de Groninga? 

-Ahora estoy con el boom de machine learning.  Normalmente machine learning e inteligencia artificial están peleadas con control automático. Si haces un estudio histórico, ambas comunidades están peleadas, justo a eso me enfoco: a darles fundamentos de control a temas de machine learning y aplicarlos en robótica. También, últimamente, en la universidad me indujeron a colaborar con gente del centro médico, en el Departamento de Ingeniería Biomédica. En resumen, mis líneas de investigación se pueden separar en dos: teoría de control, principalmente control no lineal, estabilidad, técnicas de control como el basado en pasividad, usando moldeo de energía y control utilizando estabilidad incremental; así como control de sistemas mecánicos.  

-¿Y la trascendencia de la BUAP en su trayectoria profesional? 

-La BUAP me marcó, sin lugar a dudas. Me dio las herramientas científicas de una forma no convencional; la clave es que te enseñan a razonar, pero también aspectos prácticos de ingeniería. Hoy en día la BUAP tiene mejores laboratorios que el Politécnico o la UNAM, al menos en Electrónica. Por ejemplo, la Facultad de Ciencias de la Electrónica de la BUAP tiene máquinas de control numérico industriales, no académicas; también la Volkswagen ha donado coches y robots. Tienen muy buen equipamiento.

-¿Cómo se presenta el futuro, después del camino recorrido desde Tlanalapan, la preparatoria Calderón y Mecatrónica? 

-Mi plan, por supuesto, es regresar a México en algún momento no tan lejano. Me he dado cuenta que hacer un doctorado no es suficiente. He aprendido muchísimo, pero ahora me toca emprender algo en lo que yo sea la persona que encabece los proyectos. Hoy la academia requiere que busques recursos para proyectos y tener tu propio grupo e implementar tus laboratorios; ese es otro proceso de aprendizaje. Quiero ser la persona que proponga la solución innovadora, pero que también la pueda solventar. 

Refrenda BUAP su compromiso social con las y los poblanos

El martes 3 de noviembre, la BUAP inició la aplicación gratuita y abierta al público en general de mil pruebas PCR en tiempo real, para la detección del virus SARS-CoV-2. Para la toma de muestra, ya sea en vehículo o a pie, se instaló una carpa de atención entre la Dirección de Apoyo y Seguridad Universitaria (DASU) y el estacionamiento de la Biblioteca Central, una iniciativa del Rector Alfonso Esparza Ortiz que ha tenido una importante respuesta por parte de la población.

Lilia Cedillo Ramírez, directora del Centro de Detección Biomolecular, detalló que diariamente se toman 47 muestras en horario de 8:30 a 10:30 horas, de lunes a viernes, y los resultados se entregan vía mensajería instantánea en un lapso de 48 a 72 horas. Dio a conocer que en promedio se reciben de 120 a 150 llamadas diarias para agendar cita, pero se da preferencia a aquellas personas con sintomatología, previa entrevista telefónica.

“Hasta el momento, de 141 muestras que se han tomado entre 30 y 35 por ciento resultaron positivas a la presencia del virus. En este caso, se proporciona un material gráfico, en forma de infografía, con los signos de alerta y factores de riesgo a tomar en cuenta, así como sugerencias y recomendaciones a seguir, como acudir al médico para valoración o aislamiento, según sea el caso”, explicó.

Asimismo, Cedillo Ramírez comentó que para aquellas personas que tengan una urgencia, pues durante 10 días consecutivos hayan presentado claros síntomas de COVID-19, la Universidad puso a su alcance una efectiva prueba rápida y con resultados inmediatos, a través de una toma de sangre.

Las personas que requieran realizarse la prueba deberán agendar previamente su cita al call center, al teléfono 22 22 14 07 25, de lunes a viernes en horario de 8:00 a 17:00 horas, donde serán atendidos por pasantes de la Licenciatura en Medicina, quienes realizarán una entrevista para determinar síntomas sugestivos de COVID-19, tales como fiebre mayor a 38 grados centígrados, tos seca, dolor de cabeza, pérdida del olfato, fatiga o diarrea.

Cabe mencionar que los resultados de estas pruebas de detección forman parte de un proyecto de investigación aplicada sobre aspectos epidemiológicos de este virus, en beneficio de la salud de la comunidad universitaria, así como de las y los poblanos en general. Por lo que, además la BUAP refrenda su compromiso social con la aplicación de las pruebas de manera gratuita desde abril pasado, donde a la fecha ya se han procesado más de 4 mil.

Egresado BUAP, encabeza la lista de seis becados para estudiar el posgrado en la Universidad de Téramo, Italia.

La solidez de la planta docente, la calidad del plan de estudios, el acercamiento con especialistas e investigadores de otras partes del mundo, así como su ubicación estratégica en el Centro Histórico, cerca de archivos, son las características principales que distinguen a la Licenciatura en Historia de la BUAP y que, sin duda, contribuyeron a mi formación profesional, expresa Eduardo Ángel Cruz, egresado de esta carrera y quien encabeza la lista de seis estudiantes aceptados con beca en el Doctorado en Estudios Históricos desde la Edad Media hasta la Edad Contemporánea, en la Universidad de Téramo, Italia.

Tras un riguroso proceso de selección, el cual incluyó el envío de currículo, cartas de recomendación, un proyecto de investigación y una entrevista, el egresado de la Facultad de Filosofía y Letras obtuvo un puntaje sobresaliente como resultado de su sólida formación universitaria.

Para enero de 2021, Eduardo pretende entender cómo la Iglesia y el Estado formaban una unión simbólica y de colaboración, mediante un mercado devocional, para permitir a la monarquía hispánica mantener prestigio a nivel internacional.

La Historia lo atrapó porque era una forma de acercarse a una sociedad del pasado, entender su lenguaje y cultura. Sin embargo, nunca imaginó que su primer acercamiento con archivos religiosos marcaría su interés por la investigación. “A la BUAP y a mis profesores son a quienes les debo el interés por la temática religiosa en la época colonial y mi vocación por la investigación”.

Un conflicto de limosnas

Para su tema de tesis, asesorado por la doctora Lidia Gómez García, realizó una investigación sobre la virgen de Guadalupe de Extremadura, España, y la virgen de Guadalupe mexicana, con el fin de encontrar los orígenes de la separación de las dos devociones con el mismo nombre. “Descubrí que la historia de las apariciones de la virgen de Guadalupe, las milagrosas estampaciones, habían sido en buena parte consecuencia de un conflicto por limosnas entre frailes de España y religiosos seculares de la Ciudad de México”.

Un fraile español llegó a la Ciudad de los Ángeles (Puebla) –comenta–­ a difundir lo que él llamaba la verdadera imagen de la virgen de Guadalupe. Durante estos años, 1607-1608, aún no existía la historia de la estampación milagrosa. Fue hasta 10 años después de la llegada de dicho fraile que surgen las primeras historias de la aparición milagrosa en México. “Mi argumento de tesis es que este conflicto de limosnas catapulta la aparición del discurso de la aparición de la virgen de Guadalupe y que se utiliza para separar la devoción de España y la mexicana”.

Esta investigación titulada “El discurso de la desunión: la disputa jurisdiccional por las limosnas de la virgen de Guadalupe en Nueva España, 1572-1607” se publicó en la revista Estudios de Historia Novohispana, editada por la UNAM, en el número 61, en 2019.

Posteriormente, al cursar la Maestría en Historia en el Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), Ángel Cruz se centró en un tipo de limosna poco conocida y que denominó ‘manda de limosna por comisión real’: permisos otorgados por el rey de España para que determinadas personas pudieran acudir a pedir limosna a diferentes partes del mundo, dentro de la monarquía hispánica. Para ello, tomó dos casos de estudio: en Perú y en la Nueva España (la ciudad de Puebla).

Para sus estudios doctorales en la Universidad de Téramo, en Italia, ampliará este estudio con un mayor margen geográfico, incluyendo lugares como Turquía y Japón.

Lo que hacemos lo estamos haciendo bien, con la frente en alto y la mirada directa: Rector Alfonso Esparza

Hace casi dos décadas que se fundó el Complejo Regional Sur en Tehuacán y desde entonces su crecimiento es constante, sobre todo durante la gestión del Rector Alfonso Esparza Ortiz, cuyo compromiso se refleja en la construcción de más del 50 por ciento de su actual infraestructura, a la que hoy se suma un nuevo edificio: el Multiaulas TEH8, que dará servicio a la totalidad de los alumnos de nuevo ingreso de nivel medio superior, así como de licenciatura.

Al agradecer las muestras de afecto y solidaridad que recibió en el Complejo Regional Sur, Esparza Ortiz afirmó: “Tengo la certeza de que lo que hacemos lo estamos haciendo bien, con la frente en alto y la mirada directa, seguros de que estamos trabajando y lo demostramos con hechos”.

Durante la entrega de diversas obras, entre estas el Multiaulas 8, señaló: “Con este edificio cumplo el compromiso de consolidar el Complejo Regional Sur y celebro hacerlo en medio del desafío que supone esta contingencia, pues demuestra que los universitarios somos resilientes, que nos mantenemos unidos y que asumimos la responsabilidad que nos corresponde, de hacer de la educación un instrumento de progreso y de poner el conocimiento al servicio del desarrollo social”.

Al realizar un recorrido con un grupo representativo de estudiantes, padres de familia y maestros, con las medidas sanitarias pertinentes, el Rector Esparza Ortiz destacó que a pesar de la contingencia se demuestra que la Universidad sigue trabajando y está preparada para el regreso presencial a clases, con nuevas instalaciones que podrán albergar a más estudiantes.

“Es importante destacar que la Universidad no se ha detenido, sigue trabajando para brindar mejores espacios, mejores áreas de convivencia y de servicios, para generar la vinculación con nuestro entorno. Su fortaleza reside fundamentalmente en sus estudiantes, en sus académicos y en sus trabajadores, a quienes les agradezco porque han mantenido su esfuerzo y empeño durante esta pandemia, lo que ha permitido que nuestra Institución se mantenga en marcha”.

Esparza Ortiz aprovechó para dar la bienvenida a los estudiantes de primer año que cursan estudios en línea, pero que harán uso de este nuevo edificio y de otras instalaciones del Complejo Regional Sur, pues aseguró que la totalidad de los inscritos en la preparatoria de Tehuacán regresarán de forma presencial en cuanto las condiciones sanitarias lo permitan.

Por su parte, la directora del Complejo Regional Sur, Mariana Vaquero Martínez, agradeció al Rector Alfonso Esparza Ortiz su compromiso a favor de la educación y la calidad de la enseñanza, ya que durante su gestión se construyó más del 50 por ciento de la infraestructura de este campus que se fundó hace 18 años.

A nombre de los más de 4 mil universitarios que integran dicho complejo, donde se imparten 12 programas de estudio, además de la Preparatoria a Distancia, expresó: “Los sueños se solidifican con trabajo y esfuerzo, pero sobre todo con acompañamiento. Gracias Rector por su caminar permanente al lado de los universitarios, gracias porque desde el primer día de su gestión esta Universidad ha evolucionado por sobre todos los tiempos, gracias por su dedicación para que nuestros estudiantes reciban la mejor educación”.

El nuevo edificio cuenta con 12 aulas en la planta alta con capacidad para 30 estudiantes cada una, y nueve salones más en la planta baja para recibir a 40 alumnos, cada uno. Asimismo, tiene 16 cubículos equipados para docentes, módulos sanitarios, cuartos de servicio, bodega, sistema de seguridad y videovigilancia, alarma de detección de humo, así como iluminación interior y exterior con tecnología LED y luminarias solares, entre otros equipamientos.

El TEH8, que brindará servicio a 720 estudiantes de las licenciaturas de Contaduría, Ciencias Políticas, Administración, Profesional Asociado en Imagenología, así como a alumnos de preparatoria, también cuenta con un laboratorio para alumnas y alumnos de la Licenciatura en Nutrición, donde se realizará investigación en salud y en parámetros nutricionales de la población en la región.

Durante esta visita, el Rector de la BUAP aprovechó también para entregar dos andadores que comunicarán a los edificios de multiaulas con los laboratorios, así como trabajos de impermeabilización y pintura. De igual forma, constató el avance en las obras de dos casetas de vigilancia, una cafetería y una nueva área de convivencia para el área de Estomatología.

Señaló además que el Complejo Regional Sur ha roto paradigmas por la extensión de las funciones académicas de la Universidad, por la descentralización de las propuestas de promoción académica y porque también a través de la educación se han identificado las necesidades sociales, productivas y vocacionales de la región.

Finalmente, la directora del Complejo Regional Sur, Mariana Vaquero Martínez, reconoció la gestión eficiente de los recursos por parte del Rector Alfonso Esparza Ortiz, de quien dijo: “Siempre estamos en su pensamiento y en su corazón. Hoy somos una gran familia que transita diariamente construyendo sueños, compartiendo vida. El Complejo Regional Sur le reafirma su compromiso de que nunca le dejaremos solo, porque usted es el corazón de nuestra Universidad y un cuerpo sin corazón no tiene vida”.

Beatriz Tapia, vocación social que trasciende fronteras, orgullosamente BUAP

La orientación social y humanista son características que la BUAP forja en sus estudiantes, quienes al egresar plasman estas cualidades en su quehacer profesional, como la doctora Beatriz Tapia, profesora asociada del Departamento de Pediatría y Vicedecana de Desarrollo Profesional Docente de la Universidad de Texas Río Grande Valley, en Harlingen, quien encuentra en la enseñanza, investigación y acción comunitaria la mejor expresión de su vocación de servicio.

Egresada de la Facultad de Medicina de la BUAP, ha sido directora del Programa de Investigación de Educación Ambiental del Sur de Texas (STEER) y ha desarrollado un amplio trabajo con poblaciones latinas en Estados Unidos, en salud ambiental y fronteriza, así como disparidades a lo largo de los límites con EEUU.

A través de la investigación participativa de base comunitaria, se ha desempeñado en las áreas de enfermedades infecciosas y peligros ambientales relacionados con pesticidas y exposiciones químicas. Una de sus líneas de trabajo es crear programas de educación ambiental, basados en los riesgos ambientales en el hogar y comunidad del sur de Texas.

¿Qué es la medicina ambiental?

El entorno y los factores externos están estrechamente vinculados a la salud de los individuos, es por eso que la medicina ambiental se ocupa de las patologías que se desarrollan por efecto de los tóxicos ambientales que pueden derivar en enfermedades emergentes que van en aumento, como el cáncer, Alzheimer, fibromialgia, alergias o autismo, las cuales pueden diagnosticarse desde lo multifactorial, pero su relación con los elementos tóxicos del medio ambiente requiere de una atención especial.

En este sentido, la doctora Beatriz Tapia trabaja en la evaluación de los hitos del desarrollo infantil y las señales de advertencia del autismo, como una herramienta de divulgación educativa y de salud pública eficaz para las promotoras en el sur de Texas, en el Centro de Investigación del Autismo Hispano, donde a través de un biorepositorio de 25 casos y 25 controles se profundiza en el conocimiento de ese padecimiento entre la población hispana, relacionado con exposiciones ambientales.

La docencia y la vocación social

Beatriz Tapia nació en Chicago, Illinois, pero sus raíces son mexicanas; su papá era poblano y su mamá originaria de Guerrero. La enfermedad de su padre provocó que la familia regresara a México, donde ella cursó la secundaria y preparatoria, para después elegir la Licenciatura en Medicina de la BUAP, donde tuvo un desempeño académico de excelencia que le valió ser parte de un programa piloto que brindó facilidades a los estudiantes de los últimos semestres de esta carrera para consolidar su formación en hospitales.

“Mi trayectoria profesional se marca cuando entro a la Facultad de Medicina. La BUAP me dio muchos logros personales porque fui parte del primer grupo piloto del Hospital General, que por promedio fuimos colocados en hospitales para realizar los últimos años de entrenamiento. Después hice mi internado en la zona fronteriza de Reynosa, para regresar a San Pablo Zitlaltepec, Tlaxcala”.

Fue precisamente en ese pequeño pueblo, ubicado a 20 minutos de La Malinche, donde la doctora Beatriz Tapia descubrió lo que más adelante se convertiría en una labor diaria que complementaría su desempeño profesional: la docencia. Todas las noches, recuerda, la llamaban para atender curaciones menores, fue entonces que supo cómo aportar algo a esa comunidad.

“En San Pablo Zitlaltepec inicié mi formación como entrenadora de promotoras de salud, que ha sido la base y entrada a la docencia. Al realizar mi estancia ahí y ver las necesidades de la población, empecé a cuestionarme cómo podría ayudar para que fueran más saludables. Fue así como investigué sobre un programa estatal de promotoras, al cual me sume para capacitar a las personas”.

Beatriz Tapia recuerda que la primera vez que convocó a una capacitación para promotoras de salud se sorprendió del número de interesadas. Eran unas 30 mujeres a las que les enseñó como inyectar, tomar la presión, la temperatura e identificar signos de deshidratación, entre otras acciones básicas.

“Lo que más rescato de esa experiencia fue que las mujeres que se certificaron como promotoras de salud se empoderaron y realmente disfrutaban brindar un servicio a su comunidad. Eso me dio mucho orgullo: ofrecer un cambio real en ese lugar. Fue a partir de eso, y con la formación de servicio social que tuve en la BUAP, que entendí que la enseñanza también era lo mío”, asegura sonriente.

Su experiencia en la BUAP

“Una de las cosas que más recuerdo de mi paso por la BUAP fue el compromiso que tenían los profesores para formar médicos con una visión de excelencia, su enseñanza no se limitaba a las aulas, siempre nos trataban de involucrar, ya sea en el trabajo dentro de los laboratorios o incluso en sus propios consultorios; buscaban que desarrolláramos la vocación del servicio social. Teníamos que hacer una diferencia desde nuestra formación temprana”.

De esta orientación y su propia experiencia, la doctora Tapia ha encontrado en la academia la base para brindar desde hace 20 años a la sociedad profesionales de la salud comprometidos con su trabajo. Este ejemplo, subraya, lo tomó de la BUAP.

¿Por qué elegir la carrera de Medicina?

Cuando Beatriz Tapia vivía en EEUU, una enfermedad muscular mermó la salud de su padre, ella lo acompañaba constantemente al hospital, donde servía de traductora si su padre requería comunicarse. A partir de este hecho sintió la necesidad de estudiar Medicina, aunque también se hizo consciente de otras realidades en su entorno que influyeron en su desempeño profesional.

“Acompañaba a mi papá y aunque él entendía el idioma, para comunicarse lo ayudaba. A partir de eso entendí la enorme necesidad de la comunidad hispana para ser apoyados cuando solicitaban servicios de salud; desde entonces tuve la necesidad de servir a estos grupos o minorías”.

Investigación y actividad académica

Es así como la doctora Tapia ha trabajado en temas vinculados a la salud de la mujer en la Universidad de Illinois, en Chicago. Su inclinación por enseñar la encaminó a seguirse preparando en la Universidad Johns Hopkins, en Baltimore, donde realizó un posgrado en Salud Pública. Asimismo, la Maestría en Epidemiología y una certificación en Medicina Ocupacional y Ambiental, orientada a poblaciones vulnerables.  El grado de doctora en Educación en Liderazgo Profesional con Énfasis en Educación en Ciencias de la Salud, lo obtuvo en la Universidad de Houston.

A lo largo de su carrera profesional ha sido miembro de la Asociación de Salud Fronteriza México-Estados Unidos; se ha desempeñado como consultora del Grupo de Trabajo de Asesores Expertos para el Control de Intoxicaciones y la Exposición a Sustancias Químicas en la Frontera.

En los últimos años se ha involucrado en la vigilancia y prevención de enfermedades por arbovirus, en el Valle del Río Grande, por lo cual fue invitada a ser parte de la fundación del Centro de Enfermedades Transmitidas por Vectores, de la Universidad de Texas Río Grande Valley, creado en abril de 2018. Un componente clave de su investigación ha sido brindar capacitación a los trabajadores de la salud comunitaria (promotoras), así como a impartir talleres sobre peligros ambientales.

En 2017, el Programa de Educación e Investigación Ambiental del Sur de Texas  recibió el reconocimiento Excellence Award in Community-Engaged Scholarship, por diez años de trabajo comunitario bajo el liderazgo de la doctora Beatriz Tapia, una profesionista sensible, que no olvida sus raíces y empeña en su trabajo el respeto a las diferencias culturales, además de reforzar en su quehacer diario el compromiso por compartir el conocimiento y marcar una diferencia en las condiciones del otro.

De forma virtual, comienza FICÓMICS BUAP 2020

A través de Facebook Live: @bibliotecasbuap, @FicómicsBUAP se inauguró la Feria Internacional de Cómics (FICÓMICS) de la BUAP, cuya edición 2020 se realiza de forma virtual para continuar con los objetivos que le dieron origen hace siete años: promover la lectura y el arte a través del cómic, manga, novela gráfica, fanfics y otras formas de la narrativa gráfica.

Durante la inauguración, celebrada a las 16:00 horas, el vicerrector de Extensión y Difusión de la Cultura, José Carlos Bernal Suárez, recordó que la BUAP ha impulsado siempre la narrativa gráfica como instrumento útil para ampliar horizontes y promover el hábito de la lectura a través del comic, de ahí que se cuente desde 2012 con la primera comiteca de México, además de la realización de esta feria.

El vicerrector José Carlos Bernal también estuvo acompañado en la inauguración por el director General de Bibliotecas, Alfredo Avendaño Arenaza. Posteriormente se dio inicio a la mesa redonda “Autores gráficos en tiempos de Covid-19”, con la participación del ilustrador mexicano Edgard Clement; el actor, dramaturgo, dibujante y titiritero Pavel Ortega; el ganador del Premio Nacional de Novela Gráfica Secuenciarte en 2016, Verde Agua; y la creadora del webcómic Frida Mortem, Lay Black. Y a las 18:00 horas, el taller “Creando un Cómic para niños”, a cargo de Joshua Hernández.

Alumnas de Biología de la BUAP, en final del concurso “Por Amor a México, chavos 2020”

Proteger, aprovechar y restaurar la biodiversidad de México, así como impulsar la conservación, son algunos de los propósitos de la edición especial del concurso “Por Amor a México, chavos 2020”, en el que participan como finalistas alumnas de la Facultad de Ciencias Biológicas (FCB) de la BUAP, con un proyecto que busca frenar el tráfico ilegal de aves rapaces.

El concurso —en el que están inscritas Alejandra Patricia Arcos Flores, Rosa Isabel Cid García, Paulina Plata Camarena y Daniela Cruz Hernández, de noveno semestre de la Licenciatura en Biología— es organizado por la empresa Volkswagen de México y busca en esta edición especial apoyar a jóvenes que presenten una iniciativa para la conservación de la biodiversidad y el medio ambiente, con un incentivo económico que les permita poner en marcha sus ideas.

Al respecto, Daniela Cruz explicó que la propuesta consta de cuatro acciones estratégicas: la estandarización de la dieta de aves rapaces para una pronta rehabilitación y calidad para la reproducción en cautiverio; análisis de sus valores bioquímicos, hematológicos y espermáticos; manejo conductual de impronta y su aprovechamiento para lograr donaciones de semen o inseminaciones artificiales voluntarias; y, finalmente, campañas multimedia en redes sociales para difundir la biología de estas especies y los servicios ecosistémicos que proveen, así como el impacto que causa su tráfico ilegal.

Tras presentar su proyecto, las estudiantes se enfrentaron a casi un centenar de trabajos de jóvenes de distintas partes de la República Mexicana, librando tres filtros. En el primero se eligieron a 78 trabajos, posteriormente fueron seleccionados 63, y en una última etapa 41 propuestas, de donde salieron dos equipos finalistas, uno de ellos el de las alumnas de la BUAP.

Las estrategias que presentaron las estudiantes servirán también para que realicen sus tesis de licenciatura. El proyecto contó con la asesoría de los doctores Andrés Eduardo Estay Stange, responsable de la Unidad de Manejo Ambiental (UMA) Konkon; Álvaro Oidor Méndez, del Hospital Veterinario de Pequeñas Especies de la BUAP; Dolores López Morales, del Laboratorio de Macromoléculas de la FCB; así como de Rosalina María de Lourdes Reyes Luna y el maestro Ubaldo Quiroz López, del grupo de investigación de Sistemas de Señalización y Biología de la Reproducción de la FCB.

En cuanto a la dinámica de “Por Amor a México, chavos 2020”, los organizadores anunciaron que será por medio de las redes sociales, principalmente Facebook y Twitter, donde se publiquen los videos en los que se explicarán los dos proyectos finalistas para que los usuarios decidan qué equipo es el ganador de este concurso. La votación permanecerá abierta del 2 al 22 de noviembre, por lo que invitan a la comunidad universitaria a apoyarlas a través de los links que se estarán promocionando.

BUAP cierra filas ante embates del gobierno estatal

Ante la intromisión constante, los embates y mentiras que buscan descalificar el trabajo que se realiza en la BUAP, el Rector Alfonso Esparza Ortiz subrayó que se mantendrá al frente de la Institución y al lado de los universitarios y, sobre todo, advirtió que no se dejará amedrentar por la amenazas y presiones de agentes externos que buscan desestabilizar y controlar a esta casa de estudios.

“Aquí estoy, al frente de esta institución y al lado de los universitarios. Si existen las pruebas que dicen tener desde hace más de un año, de mi supuesta deshonestidad, es momento de presentarlas y dirimirlas ante instituciones verdaderamente independientes y justas. De lo contrario, exijo que dejen de amenazarnos y presionarnos, exijo que nos dejen trabajar en paz, como siempre lo hemos hecho, en beneficio de las y los poblanos”, señaló ante los consejeros universitarios que al unísono de “no está solo” aprobaron un exhorto respecto a la persecución política de la que es objeto el máximo representante de la Universidad.

Durante la novena sesión extraordinaria del Consejo Universitario, el Rector Esparza Ortiz recordó que desde el inicio de la actual administración estatal, la Universidad ha enfrentado una de las mayores persecuciones políticas de su historia, la cual ha atentado contra la autonomía, la libertad de cátedra e incluso contra la seguridad y libertad de quienes la integran.

“Como rector de la Universidad he sido objeto de amenazas y de diversas denuncias sin fundamento, contra mi persona y contra mi familia; todo como resultado de mi postura de no renunciar a mi cargo, y de evitar que el gobierno estatal tome el control de esta casa de estudios. Por todo esto, no nos vamos a amedrentar, porque no tenemos nada que esconder y porque estamos seguros de que la justicia siempre va a triunfar, aun en un estado en el que persiste la amenaza del totalitarismo y del régimen dictatorial”, declaró.

Su respuesta se enmarca en el dictamen emitido por miembros de las comisiones estatutarias de Planeación, Supervisión Administrativa, Obras y Crecimiento Físico, Presupuesto, Legislación Universitaria, Honor y Justicia, del Honorable Consejo Universitario, en el que se dio cuenta de las acciones del titular del poder ejecutivo en Puebla y por el auditor superior del estado en contra de la BUAP y del Rector Alfonso Esparza, desde diciembre del año pasado a la fecha.

Al respecto, José Manuel Alonso Orozco, director del Complejo Regional Centro, hizo un recuento de las intromisiones que ha realizado el gobierno del estado a través de la coacción de poderes; de igual forma se pronunció el director de la Facultad de Cultura Física, Rodrigo Iván Aguilar Enríquez, quien señaló los logros alcanzados durante la administración de Alfonso Esparza Ortiz y destacó la democracia participativa que hoy reina en la Universidad, pero esto cambiaría si cae en manos de grupos que buscan hacer de esta un simple botín, a través de amenazas y chantajes.

Ante estos hechos, el Consejo Universitario levantó la voz y de forma contundente directores de las unidades académicas y complejos regionales respaldaron la gestión de Alfonso Esparza, a quien le ratificaron el apoyo y el compromiso de mantenerse unidos para hacer una defensa inflexible a favor de la Máxima Casa de Estudios en Puebla y de su autonomía.

Algunos miembros del Consejo Universitario, como el director del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades, Alfonso Vélez Pliego, y la directora del Instituto de Física Luis Rivera Terrazas, María Eugenia Mendoza, se pronunciaron incluso porque la Universidad emprenda acciones jurídicas y recurra a otras instancias federales para dirimir las acciones arbitrarias de las que ha sido objeto, ya que en Puebla las instituciones operan bajo los intereses del Poder Ejecutivo.

Aprueban Tercer Informe del Rector Alfonso Esparza 

En lo que fue la novena sesión extraordinaria del año, una reunión virtual a través de la plataforma Cisco Webex, fue aprobado el Tercer Informe de Labores del Rector Alfonso Esparza Ortiz, que dio cuenta de las actividades desarrolladas durante el tercer año de su gestión 2017-2021, en el cual destacó el posicionamiento de la BUAP como una de las mejores instituciones de educación superior del país, gracias a la alta calidad de sus programas educativos y al crecimiento de la infraestructura física y tecnológica en sus campus y complejos regionales del interior del estado.

Asimismo, fueron relevantes las medidas frente a la actual crisis sanitaria, como la creación de la Comisión Institucional para el Seguimiento y Evaluación de la Pandemia de Coronavirus SARS-CoV-2, que promovió medidas integrales para salvaguardar la salud de estudiantes, académicos y administrativos de la BUAP.

En el contexto de la pandemia también sobresalió el otorgamiento de apoyos, como el bono de 5 mil pesos a docentes para la mejora de equipo tecnológico, los estímulos económicos a mil 64 docentes de todos los niveles, o el bono del 25 por ciento del salario base a más de 400 integrantes del personal médico y de servicios que trabaja en el Hospital Universitario y a los integrantes del Centro de Detección Biomolecular.

Otras acciones relevantes del periodo fueron la creación de la Dirección Institucional de Igualdad de Género, que fortalece las estrategias universitarias en materia de perspectiva de género; el incremento de la matrícula en 82.5 por ciento en media superior al implementar el modelo de Rechazo Cero; o la consolidación de los complejos regionales que brindan a las comunidades donde están situados mejores oportunidades de desarrollo y calidad de vida.

Autorizan modificación del Consejo Ciudadano de Estaciones Radio y Televisión

En la novena reunión extraordinaria del Consejo Universitario de la BUAP también se aprobó por unanimidad la modificación de la denominación Consejo Ciudadano de las Estaciones de Radio Concesionadas a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, Radio BUAP Puebla, Radio BUAP Chignahuapan y Radio BUAP Tehuacán, por el de Consejo Ciudadano de las Concesiones de Radio y Televisión Otorgadas a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, a fin de incluir los dos nuevos títulos de concesión de televisión a la Universidad el 24 de septiembre de 2019, por el Instituto Federal de Telecomunicaciones, para prestar el servicio a través de las estaciones XHBUAP-TDT en Cholula y Puebla, y XHTEH-TDT, en Tehuacán, Puebla.

En consecuencia, la BUAP cuenta ahora con cinco concesiones: tres para prestar el servicio público de radiodifusión sonora y dos para el servicio público de televisión radiodifundida digital, mismas que tienen garantizada su independencia editorial, autonomía de gestión financiera, garantías de participación ciudadana, reglas claras para transparencia y rendición de cuentas, defensa de sus contenidos, así como pleno acceso a tecnologías y a la expresión de las diversidades ideológicas, étnicas y culturales.

Además, se acordó la extensión de los periodos de Raúl Godínez Cortés, como defensor de las audiencias, y de Augusto Arturo Villaseñor, como consejero vocal del Consejo, hasta que levanten las acciones extraordinarias implementadas por los gobiernos federal y estatal por la pandemia de COVID-19.

Despacho Deghosa Internacional Consultores, auditor externo de la BUAP 

En la misma sesión, el Consejo Universitario de la BUAP aprobó por unanimidad la propuesta para designar al Despacho Deghosa Internacional Consultores S. C., como el auditor externo que tendrá a su cargo la dictaminación de los estados financieros, programáticos, contables y presupuestarios de la BUAP, con respecto a los recursos propios y federales.

De acuerdo con el Máximo Órgano de Gobierno de la Institución, dicha firma cumple con los requisitos de capacidad técnica, independencia y prestigio profesional, además de tener amplia experiencia con instituciones de educación superior, como las universidades autónomas del Estado de México y de Morelos. Asimismo, cuenta con los registros a nivel federal que se requieren para la presentación de informes y reportes.

Continuación de procesos electorales

Para continuar con los procesos de elección de 11 directores de unidades académicas que ya concluyeron el periodo correspondiente para el cual fueron electos, suspendidos por la pandemia por COVID-19, además de renovar a los integrantes de los consejos de Docencia y de Extensión y Difusión de la Cultura, y de los titulares de unidades académicas con periodos por concluir, por unanimidad de votos se aprobó el proyecto “Instructivo para el nombramiento de autoridades personales universitarias y órganos colegiados”.

La Dirección General de Cómputo y Tecnologías de la Información y Comunicaciones (DCyTIC) administrará las plataformas institucionales para las campañas virtuales y la votación será en modalidad virtual o electrónica, mediante un mecanismo de autentificación de identidad, el cual incluye correo institucional y número de celular.

Se plantean tres bloques de elección. El primero comprende los procesos electorales suspendidos, en los que existen candidatos de unidad; en este caso, la Preparatoria Lázaro Cárdenas del Río, el Bachillerato Internacional 5 de Mayo, la Facultad de Artes y el Instituto de Ciencias. El proceso se reactivará en la etapa de campaña electoral, en este bloque también se emitirá la convocatoria para elegir a los integrantes de los consejos de Docencia y de Extensión y Difusión de la Cultura.

En el segundo bloque están las unidades académicas con procesos de elección suspendidos y con más de un candidato en la contienda: las facultades de Ingeniería, Filosofía y Letras, Economía, Psicología, Arquitectura y Contaduría Pública.

En el tercer bloque se valorará la publicación de convocatorias de elección para las unidades académicas en las que sus autoridades concluirán el cargo durante la pandemia. Se trata de las facultades de Ciencias Químicas, Ciencias Físico Matemáticas, Ingeniería Química y Lenguas, así como la Preparatoria Regional Simón Bolívar. Adicionalmente, se incorporará la elección pendiente de la Facultad de Medicina Veterinaria y Zootecnia, la cual se encuentra desierta por no tener candidatos registrados.

En otro de los puntos abordados, el Consejo Universitario aprobó la solicitud que realizó un grupo de estudiantes que habitan las Casas del Estudiante Serrano y Carmen Serdán, propiedad de la BUAP, para la renovación del comodato sin fines de lucro de dichos inmuebles, ubicados en la 5 Poniente 310 y 317.

Durante más de 36 años, la Máxima Casa de Estudios en Puebla ha dado albergue a miles de estudiantes foráneos y de escasos recursos, mediante el uso de dichos inmuebles, manteniendo así su compromiso social con los sectores menos favorecidos.

Por otra parte, en la novena reunión del año, el Máximo Órgano de Gobierno de la BUAP aprobó el dictamen de las comisiones estatutarias de Presupuesto, Patrimonio, Supervisión Administrativa, Planeación, Obras y Crecimiento Físico, respecto a las variaciones presupuestales al tercer trimestre de 2020 que sometió a su consideración el tesorero general Oscar Gilbón Rosete. En este se ratificaron las buenas prácticas administrativas y financieras de la Institución que se reflejan en finanzas sanas.