TRENDING

Inicio TRENDING

Desde el primer semestre, estudiantes de la FCE desarrollan talento y habilidades

Desde el otoño de 2016, estudiantes de Ingeniería en Sistemas Automotrices, de la Facultad de Ciencias de la Electrónica (FCE),diseñan y construyen mini carros eléctricos, puestos a prueba en un rally,como parte de su evaluación. Con esta dinámica, desarrollan desde el inicio de su carrera aptitudes y talentos.

María Magdalena Pérez Torres, docente de la FCE, dio a conocer que este trabajo, realizado en la materia Introducción a la Ingeniería en Sistemas Automotrices,contribuye al desarrollo de conocimientos en diseño en CAD, necesario para atender asignaturas que implican el diseño de piezas con diferentes materiales, además de que la creación de prototipos eléctricos – electrónicos sirven de base en la elaboración de sistemas avanzados que integran electrónica analógica y digital.

Hasta otoño de 2019, 623 estudiantes han participado en esta actividad, la cual también contribuye a la generación de estrategias para el desarrollo de sistemas mecánicos, eléctricos y electrónicos.

Señaló que en lacitada asignatura, la cual imparte, los y las estudiantes aprenden cómo está formada la industria automotriz.Asimismo, los familiariza con los diferentes sistemas que forman un vehículo,su función y sus elementos constructivos, desde su concepción hasta la incorporación de tecnologías emergentes. Estos temas se complementan con el desarrollo de prácticas de laboratorio, las cuales son asistidas con el apoyo de compañeros de servicio social de semestres avanzados.

Explicó que al iniciar el curso se presenta el proyecto y la forma de trabajo; el desarrollo de los mini carros eléctricos es por etapas a lo largo del semestre, durante el cual son asesorados.

Primero es la propuesta base en la que se les solicita seleccionar el tipo de carrocería que diseñarán y elaborarán, el tipo de control sobre la marcha y el modelo de referencia de carro eléctrico; posteriormente,la etapa uno consiste en la concepción y diseño de carrocería específica, donde comienzan con el diseño de carrocería a escala en CAD de uso libre.

La etapa dos es la elaboración de carrocería, remolque y sistema, donde se desarrollan maquetas a partir de diferentes materiales reciclados que les proporcionen rigidez, pero también ligereza. De igual forma,se diseñan los prototipos de los sistemas mecánico y eléctrico del mini carro eléctrico,mediante la recuperación de partes de carritos de juguete de su infancia, pero no en su totalidad porque deben desarrollar el sistema de transmisión y control sobre la marcha.

La etapa tres se basa en la integración de la carrocería y los sistemas, donde se atiende la fabricación a partir de los materiales recuperados y construidos por las y los estudiantes de acuerdo con las necesidades de su mini carro. Además de realizar pruebas de integración, fabrican el remolque para la participación en la prueba de pesos.

La cuarta etapa consiste en la prueba de funcionamiento integrada; en esta se realizan las pruebas finales del sistema mecánico y eléctrico, si es necesario, se realizan ajustes de carrocería y remolque. En esta etapa se incluyen pruebas de velocidad y pesos.

En la última etapa se entrega el modelo de carro eléctrico; las y los alumnos entregan su prototipo de mini carro eléctrico, con carrocería específica, transmisión a un solo motor y algún tipo de control sobre la marcha (RF, Bluethoot), para luego realizar la presentación y competencia entre secciones.

Durante la creación de los mini carros eléctricos los participantes mejoran sus habilidades cognitivas (aprender a aprender; búsqueda, discriminación y jerarquización de información; aplicación del pensamiento complejo (crítico y creativo) en la capacidad de innovar), además de que construyen aprendizajes a través de la identificación de áreas de oportunidad,adquiriendo habilidades prácticas en la construcción, aplicación e integración de conocimientos, así como el dominio de los procesos, técnicas y herramientas para la investigación y desarrollo.

Así también, desarrollan actitudes de liderazgo, superación, autorregulación, actualización, trabajo en equipo, toma de decisiones y la conciencia de crear autos respetuosos con el medio ambiente.

Los trabajadores universitarios son artífices de la buena marcha y prestigio de la BUAP: Alfonso Esparza Ortiz

Honrar la antigüedad de nuestros académicos y trabajadores administrativos es la expresión de nuestra más profunda gratitud para ellos,como parte de la historia y artífices de la buena marcha y del prestigio de nuestra Institución, expresó el Rector Alfonso Esparza Ortiz, durante la entrega simbólica de reconocimientos y estímulos económicos a 498 universitarios con 20, 25, 30, 35, 40, 45 y 50 años de laborar en la BUAP.

En el Aula Virtual del Complejo Cultural Universitario, Esparza Ortiz felicitó a la distancia a los académicos y administrativos homenajeados, remarcando el gran compromiso que tienen con la Institución al seguir laborando pese a las condiciones de contingencia sanitaria por la pandemia de COVID-19.

“La Universidad tiene en su personal a su mayor baluarte: docentes, investigadores, trabajadores administrativos, de servicio y directivos, en los que recae la responsabilidad de brindar una formación integral y de calidad a nuestros estudiantes. Los académicos y no académicos que hoy reconocemos han desempeñado sus funciones en un entorno muy complicado por la pandemia y pese a ello han mantenido su esfuerzo, dedicación y entusiasmo en la realización de sus tareas”, enfatizó.

El Rector Alfonso Esparza señaló que por la crisis actual los docentes se vieron obligados a llevar las aulas a sus propias casas, desde donde han acompañado a los jóvenes. Al mismo tiempo, los investigadores, que sufren el retraso de sus proyectos, han encontrado la manera de seguir adelante. En tanto, el personal no académico y de servicios ha mantenido sus actividades para atender con eficiencia a los usuarios y así garantizar la seguridad y el buen funcionamiento de la infraestructura institucional.

“Todo aquello que durante las décadas en que han servido a la Universidad fue un trabajo arduo y valioso, en el último año se volvió más desafiante. Aprovechemos el aprendizaje que nos deja la contingencia sanitaria y las competencias que hemos tenido que adquirir para mejorar nuestra habilitación, aprovechar mejor la tecnología y también para ser mejores personas”, añadió el Rector Esparza Ortiz, quien también manifestó su pesar por los trabajadores que han fallecido o han perdido a algún ser querido por la COVID-19.

La secretaria general, Guadalupe Grajales Porras, dijo que reconocer como un logro los años de trabajo en la BUAP es dar constancia de muchos momentos cruciales; el primero y más relevante, el ingreso a la Institución, así como su inserción en una comunidad dedicada a la educación de los jóvenes y hacer de la Universidad su forma de vida.

A nombre de los trabajadores administrativos, Flor Guadalupe Aguilera Díaz, de la Facultad de Filosofía y Letras, con 30 años de servicio, se dijo orgullosa de formar parte de la BUAP, una institución sólida, de prestigio y a la vanguardia de la educación, reconocida como una de las mejores universidades del país.

En representación del sector académico, Estela Munguía Escamilla, del Instituto de Ciencias Sociales y Humanidades “Alfonso Vélez Pliego”, con 40 años de antigüedad, aseguró que aunque en la actualidad se viven tiempos difíciles de índole presupuestal y político, amén de la pandemia, los trabajadores de la BUAP resisten a pesar de todas las dificultades y cierran filas para resguardar a la Universidad.

Asistieron también a la ceremonia de entrega de reconocimientos por estímulos de antigüedad 2020 a trabajadores académicos y no académicos, la titular de la Oficina de la Abogada General, Rosa Isela Ávalos Méndez; la vicerrectora de Docencia, María del Carmen Martínez Reyes, y el director de Recursos Humanos, Jaime Meneses Guerra.

Enciende Rector Alfonso Esparza el tradicional árbol navideño en el Complejo Cultural Universitario

Al destacar la más grande fortaleza de la BUAP, la unidad institucional, y reconocer que nos aguardan desafíos, “pero los enfrentaremos desde la solidez que brinda la calidad académica de los programas educativos, la habilitación de los docentes y nuestro vínculo social”, durante el encendido del árbol navideño en el Complejo Cultural Universitario, el Rector Alfonso Esparza Ortiz envió los mejores deseos para que la incertidumbre, el dolor, el desaliento y el rencor den paso a la esperanza, la alegría, el entusiasmo y el amor.

En la transmisión en tiempo real para que los universitarios y los poblanos vivieran la tradicional fiesta, afirmó que a ocho meses del inicio de la contingencia sanitaria, la BUAP mantiene sus actividades, por lo que todos los integrantes de la comunidad “podemos sentirnos orgullosos, ya que supimos ser resilientes, aprovechar nuestras fortalezas y atender nichos de oportunidad con determinación y creatividad”.

No obstante, la pandemia por COVID-19 que ha marcado el año 2020 como uno de los más complicados para la humanidad, el Rector de la BUAP aseguró que la Institución logró concluir el año escolar con buen resultado, “fuimos capaces de acompañar a los docentes y alumnos, a quienes les brindamos apoyos económicos y equipos de cómputo e hicimos más ágiles diversos trámites”.

También destacó el trabajo del personal directivo y administrativo, para permitir el buen término del proceso de admisión 2020, en el que se decidió aceptar a todos los aspirantes del nivel medio superior y hace unos días se amplió ese beneficio a 117 licenciaturas, salvo las carreras de mayor demanda.

“Contra todo pronóstico ampliamos la cobertura y estamos redoblando esfuerzos para cumplir con el compromiso de que el conocimiento contribuya al desarrollo de la sociedad”.

Al referir que el encendido del árbol tiene hoy un significado más especial que en otros años, el Rector Alfonso Esparza pidió a los universitarios y poblanos enfocar sus energías hacia la gratitud, la solidaridad, la paz, la armonía, el aprendizaje y la fortaleza.

“Deseo a todos los universitarios que puedan disfrutar de la temporada navideña y de la mejor manera y sana posible en compañía de sus seres queridos; les agradezco su esfuerzo y trabajo. Nos encontraremos nuevamente para seguir fortaleciendo el prestigio de la BUAP y cumpliendo la misión de nuestra Máxima Casa de Estudios”.

Expresó además su solidaridad con los universitarios y sus familiares que han perdido la vida por COVID-19. “Nuestros mejores deseos a quienes hoy se encuentran enfermos o enfrentan serias dificultades, y nuestros votos porque la incertidumbre, el dolor, el desaliento y el rencor den paso a la esperanza, la alegría, el entusiasmo y el amor”.

“El árbol navideño simboliza la gratitud por lo vivido en el año y la esperanza de un porvenir más promisorio. Que su luz sea símbolo permanente a lo largo de la historia para alumbrar la justicia hacia las mujeres que han sido violentadas. En esta ocasión hago votos porque el 2021 traiga perspectivas económicas, sociales y de bienestar más alentadoras”, deseó el Rector Alfonso Esparza.

Tras el conteo regresivo -10, 9, 8, 7, 6, 5, 4, 3, 2, 1-, el Rector Alfonso Esparza encendió el árbol navideño con más de 100 mil luces led. La canción del cascanueces abrió esta actividad, seguida de un rock sinfónico. Las luces del monumental árbol se iluminaron al ritmo de la música. Los buenos deseos de los asistentes a esta actividad virtual inundaron la red de mensajes de prosperidad, felicidad y unión familiar.

Por medio de la transmisión de Facebook de la página del Complejo Cultural Universitario (CCU), integrantes de la comunidad universitaria y cientos de familias poblanas y de otros estados, como Yucatán y Michoacán, pudieron disfrutar desde la comodidad de su hogar de esta tradicional festividad decembrina en la BUAP, en un ambiente un poco inusual, pero desbordada de calidez.

El árbol navideño tiene 35 metros de altura y 12 metros de ancho, más de 7 mil metros de guía de pino, 5 mil esferas multicolores, 150 esferas doradas, 50 estrellas, 12 mil metros de escarcha, más de 150 mil foquitos led, una estrella de tres metros en la punta, 3 mil conexiones y 3 mil metros de cable.

Este año, el tema de decoración del Complejo Cultural Universitario es un jardín encantado. El árbol de navidad marca el inicio del paseo por este espacio y las cascadas de luces iluminan el camino. Conforme avanzan las horas de la noche van apareciendo los diferentes integrantes de este jardín encantado como renos, ardillas y bellotas.

De manera previa al encendido del árbol navideño, más de 2.6 mil usuarios observaron algunas presentaciones artísticas de las compañías del CCU, las cuales también se proyectaron en la mega pantalla frente al estacionamiento principal del CCU, como la interpretación de la canción El Burrito Sabanero interpretada por el Coro de Niños (COCCUNI) y la Orquesta Sinfónica de la BUAP (OSBUAP).

“Feliz Navidad”, una presentación colaborativa del Coro Sinfónico BUAP-CCU, la Compañía de Danza Contemporánea BUAP-CCU (CODACO) y la Compañía Titular de Teatro BUAP-CCU (COTEATRO); así como “Ilumina”, un performance digital sobre la refracción de la luz como metáfora de resiliencia ante el 20/20, en el que participaron integrantes de la OSBUAP, CODACO y COTEATRO.

la BUAP se une para promover una cultura de no violencia, sí a la igualdad, inclusión y respeto por mujeres y niñas

Aún es menor de edad y su secreto no se advierte a simple vista. Se conduce como cualquier adolescente, pero su dignidad ha sido violentada. Ella vive con sus padres y su hermana mayor. Asiste a la preparatoria, su segundo hogar, donde las horas pasan entre pláticas, clases y actividades que buscan fortalecer su intelecto, pero también su espíritu.

La convivencia diaria le genera confianza en una profesora, con ella las palabras fluyen mejor que en su propia casa, donde la violencia la ejerce su padre, quien decide que sus hijas tienen la “obligación” de cumplir con los deberes maritales, porque según él la madre no lo satisface. La docente conoce esta situación, la aconseja y da parte a sus superiores. Ahora sabe que tiene el respaldo legal y psicológico; sin embargo, las amenazas del hombre que debería protegerla, aún ejercen presión sobre ella.

Cualquier estudiante puede sufrir distintos tipos de violencia, la cual puede ser normalizada, encubierta o no visibilizada, sobre todo en una cultura patriarcal que vincula los roles femeninos a la idea de debilidad o inferioridad, afirma el titular de la Dirección de Acompañamiento Universitario (DAU), Juan Carlos Pinacho Cruz, quien subraya que la pandemia por COVID-19 dejó al descubierto el grado de vulnerabilidad que enfrentan mujeres y niñas en sus propios hogares.

En la BUAP, por ejemplo, tan sólo en lo que va de este año se registró un incremento en los servicios de apoyo emocional. Las estadísticas de la DAU refieren que en 2018 tuvieron 3 mil 677 usuarias; en 2019, 3 mil 308; y en lo que va de 2020 un total de 4 mil 126, lo que representa un crecimiento de 25 por ciento.

En 2019, sólo mil 876 hombres utilizaron estos servicios, y en lo que va de 2020 la cifra es de mil 503, lo que refleja, de acuerdo con Pinacho Cruz, una falta de cultura de autocuidado en los hombres, sobre todo en lo emocional. “Suelen delegar el cuidado de su persona a un tercero: la mamá, la abuela, hermana, tía, esposa, novia o hija, ellas son quienes cuidan, y eso está muy vinculado con la forma en la que aprendemos a ser hombres, con esa masculinidad hegemónica y machista”.

En este sentido, la BUAP, que no es ajena ni indiferente a los problemas de violencia y discriminación que enfrentan las y los estudiantes, busca garantizar la igualdad entre los miembros de su comunidad, a través de la creación de protocolos de género, programas, talleres, asesoría legal, terapia psicológica y acompañamiento emocional.

Para llevar a cabo estas acciones, la Universidad se apoya en la Dirección de Acompañamiento Universitario (DAU), la Oficina de la Abogada General, la Dirección Institucional de Igualdad de Género (DIIG) y la Defensoría de Derechos Universitarios (DDU), entre otras instancias que trabajan para evitar la discriminación y la violencia de género dentro de la comunidad, además de impulsar la inclusión de la perspectiva de género en las áreas sustantivas.

Una tarea compleja, pero necesaria

En el marco del Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra las Mujeres, decretado oficialmente por la ONU en 1999, la tarea se observa compleja, sobre todo ante los altos índices de impunidad que hay no sólo en el estado, sino también en el país.

Organizaciones de la sociedad civil OSC reportaron en abril de este año 11 feminicidios al día. Datos del INEGI indican también que 43.9 por ciento de la población femenina ha enfrentado agresiones del esposo o pareja actual y 53 por ciento reporta violencia por parte de un agresor distinto a la pareja.

En lo que va del año hay un registro de 47 feminicidios en Puebla, que se ubicó en la sexta posición nacional con el mayor número de casos ocurridos en los primeros 10 meses del 2020, de acuerdo con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC) del gobierno federal.

Para visibilizar la violencia que sufren las mujeres en el mundo se instauró el Día Naranja, como se conoce a este movimiento, que se conmemora no sólo cada 25 de noviembre, sino cada 25 de mes. En esta fecha se busca movilizar a la opinión pública y a las organizaciones para emprender acciones concretas que fomenten la cultura de la no violencia contra las mujeres y niñas. Respecto a la elección del naranja, este color responde a un anhelo por un futuro brillante y optimista, libre de violencia para todas.

Mucho más allá de las cifras, el trabajo conjunto

Como parte de las acciones que diariamente realiza la Universidad y que han sido impulsadas por el Rector Alfonso Esparza Ortiz, destaca la línea de emergencia (22 23 44 89 05) de la DAU, que actualmente atiende de lunes a domingo, de 9:00 a 21:00 horas. A través de este canal, los y las estudiantes pueden recurrir de manera inmediata a psicólogos que los escuchan y orientan.

Respecto a los casos donde existe una mayor injerencia, el maestro Pinacho Cruz señala la violencia entre estudiantes, especialmente en relaciones de pareja, y destaca que son principalmente las mujeres quienes buscan el apoyo, sobre todo cuando ya existe ciertos tipos de violencia.

“Cuando ya existe violencia física o psicológica hemos tenido la posibilidad de incidir para romper ese vínculo; sin embargo, el trabajo debe ser constante porque la vulnerabilidad emocional en la que se encuentran esas mujeres las puede hacer propensas a mantener un ciclo de violencia, por eso la importancia de la atención, para reducir riesgos”.

También señaló que cuando un estudiante varón solicita la atención emocional para temas de pareja, regularmente involucra a su novia porque piensa que a partir de la atención que les den mejorará la relación, o bien será a través de las terapias como la novia entenderá que está actuando mal, cuando en realidad el del problema puede ser él.

Otra área en la que han tenido éxito en cuanto a la resolución de casos es en las quejas que se presentan en la Oficina de la Abogada General (OAG), ya sea por casos de violencia de género y discriminación o por asuntos que implican acoso o bullying por la orientación sexual o la identidad y expresión de género.

“Con ellos y ellas hemos tenido orientación emocional, pero también acompañamiento para que inicien una queja, las cuales sí han derivado en sanciones por parte de la OAG, lo que ha permitido satisfacer a la o al estudiante y continuar su proceso terapéutico. Desgraciadamente, también estamos conscientes que algunos problemas son estructurales y hay casos que salen de toda competencia de la Universidad o incluso implican un delito. Sin embargo, el compromiso por trabajar a favor de una vida libre de violencia y discriminación dentro de la Universidad continúa como uno de los ejes fundamentales de la actual gestión”.

La violencia que día con día mata a las mujeres representa un desafío no sólo para los futuros ciudadanos que se forman dentro de la Universidad, se trata de un reto para el Estado y para la sociedad en su conjunto, por eso la importancia de incluir el análisis y la mirada de la academia desde distintas disciplinas, además de las acciones que buscan promover, proteger y garantizar los derechos humanos con la implementación de políticas y acciones de prevención.

Fernando Ruiz-Perez, el egresado de la BUAP ha establecido nuevos paradigmas en el campo de la microbiología

Los patógenos E. coli, Shigella spp, Salmonella spp y Vibrio cholerae representan alrededor de mil millones de casos de diarrea al año y son responsables de casi un tercio de las muertes infantiles. Por ello, comprender cómo infectan al huésped y al sistema inmunológico durante las enfermedades gastrointestinales es una prioridad. Así lo visualizó el doctor Fernando Ruiz-Perez, quien hizo de esta su línea de investigación, en la cual ha establecido nuevos paradigmas y dado pie a colaboraciones con la comunidad científica internacional.

El egresado de la BUAP ha sido, además, pionero en la implementación de estrategias innovadoras, como el uso del T5SS para mejorar la respuesta inmune inducida contra antígenos heterólogos transportados por vacunas basadas en vectores atenuados de E. coli y Salmonella.

Graduado en la BUAP en 1995 como Químico Farmacobiólogo, con la tesis de licenciatura «Determinación del LC50 de Daphnia magna en aguas residuales industriales tratadas y no tratadas y efluentes hospitalarios no tratados», Ruiz-Perez considera que a la fecha su mayor logro es el descubrimiento de las propiedades inmunomoduladoras de una familia de factores de virulencia denominada “Serine protease autotransporters of Enterobactereaceae” (SPATE), las cuales son secretadas por todos los patógenos intestinales y extraintestinales, incluyendo especies de E. coliShigella flexneriSalmonella y Citrobacter: un nuevo paradigma científico.

“Encontramos que estas proteasas degradan un amplio espectro de O-glicoproteínas expresadas en la superficie de prácticamente todas las células del linaje hematopoyético, incluidas las proteínas de adhesión y las moléculas coestimuladoras, produciendo varios efectos sobre las células inmunes, como la activación celular prematura y la apoptosis. La inmunomodulación mediada por degradacion de O-glicoproteínas representa un nuevo paradigma en la patogénesis de Enterobacteria y ha abierto nuevas vías y colaboraciones con la comunidad científica de todo el mundo, para estudiar este fenómeno no sólo con bacterias, también con virus”, señala.

Fernando Ruiz-Perez, quien ha plasmado sus aportaciones científicas en 41 artículos en revistas indizadas, reconoce también que su investigación en patogénesis bacteriana incluye el descubrimiento de especies bacterianas de la microbiota intestinal que activan la virulencia de E. coli, uno de los estudios pioneros que anticipó el importante papel de la microbiota intestinal en la salud y la enfermedad.

Con una trayectoria académica de al menos dos décadas en instituciones del país y el extranjero, como la UNAM, el IPN y en las universidades de Maryland y Virginia, en Estados Unidos, desde 2014 es professor investigador en el Departamento de Pediatría de la Escuela de Medicina de la University of Virginia, Charlottesville.

A la Máxima Casa de Estudios en Puebla ingresó en 1989 -año en el que integró un equipo de fútbol llamado Real QFB para participar en un campeonato en la Facultad de Ciencias Químicas, “¡quedamos en segundo lugar!”, recuerda con agrado. Como muchos egresados que emprenden el vuelo, de su paso por otras instituciones del extrajero, expresa: “He podido comparar la educación impartida en la BUAP con alguna de las universidadeds de USA y lo único que las diferecia es la abundancia de recursos en estas, lo cual se puede entender, ya que aunque son públicas, la educación en ese país no es gratuita”.

Durante una conferencia sobre enfermedades causadas por patógenos bacterianos a nivel molecular y el desarrollo de vacunas, impartida por el director del Center for Vaccine Development, de la Universidad de Maryland, Estados Unidos, Myron Levine, Fernando Ruiz-Perez no dudó en elegir este campo para sus futuras investigaciones, por lo que realizó estancias posdoctorales en ese centro.

No menos importantes fue su formación en la Facultad de Ciencias Químicas: “En mi opinión, la educación impartida en la BUAP es una de las mejores del país. Me ayudó a continuar mis estudios de posgrado en el CINVESTAV-IPN sin ninguna dificultad”. Y, por supuesto, sus profesores: “Varios eran tambien investigadores en diversas áreas de la ciencia. Sin duda, fueron clave fundamental de mi interés por la ciencia y la investigación”.

“Nunca me gustó la rutina, siempre me interesó aprender cosas nuevas. La investigación ofrece justamente eso: descubrir cosas nuevas para beneficio de la humanidad”, justifica su vocación por la ciencia. Aunque es un investigador independiente, mantiene colaboración con científicos de su institución, el  Child Health Research Center, así como de la University of Maryland, el Center for Vaccine Development  y la Johns Hopkins University.

La especialización alcanzada en el tema le ha redituado prestigio y reconocimientos, como Pathogenesis and Response Award, Innovative Research Project, otorgado en 2011 por la Escuela de Medicina de la Universidad de Maryland; y Maddy Award Recipient, for Innovative Research Projec en 2018, por la Escuela de Medicina de la Universidad de Virginia.

Como científico no soslaya el tema del COVID-19 que ha sorprendido y afecta al mundo. La ciencia y tecnología -dice- han jugado un papel decisivo en la mitigación de la pandemia. “Los avances  científicos,  especialmente en la secuenciación genética, han permitido rastrear y monitorear la pandemia más rápido que cualquier brote anterior. Hoy los investigadores están ocupados estudiando aspectos genéticos y moleculares del nuevo coronavirus, que permitirán su detección más temprana, conducir a nuevas terapias y diseñar vacunas”.

Qué enseñanza nos deja esta pandemia?

La pandemia por COVID-19 nos ha afectado a todos de varias maneras, desde los efectos de la enfermedad y el trauma causado por la muerte de familares, como  nos desenvolvemos en nuestra vida diaria y como los investigadores de todo el mundo se han enfocado para resolver este problema. El virus nos ha forzado a revisar las relaciones familiares y a brindar apoyo y afecto, particularmente a los ancianos. Nos ha alertado de que debemos estar preparados para una situación similar o peor, que podría ser más catastrófica, que debemos actuar con rapidez en el momento del primer brote y no subestimar al enemigo.

Nos ha enseñado también, subraya, que la colaboración internacional en crisis como esta, es fundamental. Una vocación que los científicos conocen muy bien.

BUAP extiende programa “Rechazo Cero” al nivel licenciatura

En un contexto de contingencia sanitaria, y como respuesta a la demanda de educación superior en el estado, la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP) anunció que, a partir del actual proceso de selección, se implementará en el nivel licenciatura el programa “Rechazo Cero”; por lo que, en caso de cumplir con los requisitos de la convocatoria, todos los aspirantes a 117 programas educativos ingresarán a la casa de estudios sin realizar examen de admisión.

Esta estrategia, impulsada por el Rector Alfonso Esparza Ortiz, se traduce en miles de oportunidades adicionales de desarrollo académico y profesional para los jóvenes; esto en medio de un entorno económico que ha dificultado las posibilidades de los padres de familia para asegurar a sus hijos una educación de calidad.

El programa “Rechazo Cero” en las licenciaturas de la BUAP viene a sumarse a los esfuerzos que la Institución anunció en agosto del presente año, para recibir también sin examen de admisión a los más de 17 mil aspirantes que solicitaron el acceso a la educación preparatoria, una medida solicitada también al Consejo Universitario por el Rector Esparza Ortiz, y que ha sido reconocida y replicada posteriormente por diversas universidades públicas del país.

Así, la BUAP refrenda su compromiso con la sociedad y con el desarrollo de Puebla y el país; pero, sobre todo, contribuye a reducir las brechas de desigualdad, permitiendo que cada vez más jóvenes tengan acceso a la educación superior pública, en beneficio de sus familias y de su entorno.

En el caso de las licenciaturas, únicamente para las opciones profesionales de mayor demanda, 29 en total, se aplicará el examen de admisión; toda vez que el ingreso en estas alternativas será en función de los cupos establecidos por cada unidad académica. En lo que respecta a los cinco complejos regionales de la BUAP, el examen se llevará a cabo únicamente para la licenciatura de Medicina.

La iniciativa “Rechazo Cero” representa un reto para la Institución en cuanto a la modificación y actualización en los entornos actuales, de los programas y planes de estudio y en la logística necesaria, que asegure la calidad educativa que brinda la BUAP.

Los 29 programas educativos de mayor demanda en la BUAP, en los que sí se requerirá de examen de admisión son Medicina (en Puebla y Tehuacán), Gastronomía, Derecho, Arquitectura, Estomatología, Enfermería, Psicología, Químico Farmacobiólogo, Arte Digital, Artes Plásticas, Cinematografía, las ingenierías Civil e Industrial, Comunicación, Biomedicina, Fisioterapia, Mecatrónica, Nutrición Clínica, Negocios Internacionales, Mercadotecnia y Medios Digitales, Cultura Física, Comercio Internacional, Ingeniería en Sistemas Automotrices, Ciencia Forense, Ingeniería Química, Relaciones Internacionales, Administración de Empresas y Profesional Asociado en Imagenología.

Con el fin de proteger la salud de los aspirantes que requieran hacer el examen de admisión, éste se realizará durante siete días en la ciudad de Puebla, del 1 al 7 de diciembre, en los centros de Convenciones de Ciudad Universitaria y del Complejo Cultural Universitario; mientras que en la sede regional de Tehuacán sólo se realizará el 11 de diciembre.

La aplicación del examen será diaria, con tres turnos y atención limitada de aspirantes por cada turno. Los resultados finales del Proceso de Admisión 2020 y la convocatoria de inscripción se publicarán el 4 de enero de 2021, en la página: www.resultados.buap.mx

Celebra BUAP 25 años de la Facultad de Cultura Física

En julio de 1995 el Consejo Universitario aprobó la creación de la Licenciatura en Cultura Física, misma que comenzó actividades un mes después.  A 25 años de este hecho, la hoy Facultad de Cultura Física (Facufi) de la BUAP se ha convertido en un referente nacional, ya que sus programas académicos abarcan cuatro áreas fundamentales: educación física, deporte, recreación física y cultura física terapéutica y profiláctica, que distinguen el perfil de egreso de sus estudiantes.

Su director, Rodrigo Iván Aguilar Enríquez dio a conocer que la facultad tiene a su cargo la presidencia de la Asociación Mexicana de Instituciones Superiores de Cultura Física que reúne el trabajo colaborativo de 17 universidades, lo cual es una muestra de la confianza y la importancia que tiene esta unidad académica en el contexto regional y nacional.

Actualmente, la Facufi cuenta con dos programas educativos: las licenciaturas en Cultura Física y en Readaptación y Activación Física. La primera está acreditada por el Consejo Mexicano para la Acreditación de la Enseñanza de la Cultura de la Actividad Física A.C., lo cual refrenda la calidad educativa.

La Licenciatura en Readaptación y Activación Física es un programa único en México, ya que en el país no hay otro programa académico con características similares a este. Además, a finales de 2019 se logró la consolidación del Cuerpo Académico BUAP-CA05, lo cual permite afianzarr los trabajos de investigación realizados.

La matrícula es de mil 110 estudiantes, mientras que 48 docentes conforman la plantilla académica, de este grupo el 80 por ciento cuenta con maestría, el 20 por ciento con doctorado y el 44 por ciento de los profesores de tiempo completo tienen perfil PRODEP.

Egresados de esta facultad han sido galardonados por la Cámara de Diputados, debido a su gran desempeño como entrenadores a nivel nacional en el tema de deporte adaptado, además de que otros han recibido el Premio Estatal del Deporte por su trayectoria.

Ante la pandemia por COVID-19, los profesionistas de esta área se encuentran frente a grandes retos, como generar programas de actividad física que sean adecuados para que las personas los puedan realizar durante el confinamiento, sobre todo para quienes tienen factores de riesgo como obesidad y sobrepeso.

Aguilar Enríquez señaló la importancia de reposicionar la pertinencia social de la labor de los expertos en cultura física y que la gente comprenda la importancia de acudir con un especialista de esta área, que pueda establecer programas adecuados y fundamentados que contribuyan a su bienestar físico.

Como parte de la conmemoración por el vigésimo quinto aniversario se llevó a cabo una ceremonia en el Salón Barroco del Edificio Carolino en la que se otorgaron reconocimientos a 62 académicos, trabajadores administrativos y alumnos consejeros de unidad y del Consejo Universitario, por sus contribuciones en la consolidación de la Facufi.

Invita BUAP a la gran fiesta astronómica Noche de las Estrellas 2020

Para conocer el cosmos y los secretos que guarda, hace 30 años el telescopio espacial Hubble, una máquina cilíndrica de 11 toneladas, empezó a orbitar la Tierra. Su misión no fue fácil; sin embargo, las imágenes que dio a la ciencia con un lente de 2.4 metros de diámetro son las más icónicas, convirtiéndose en un espía que develó los lugares más recónditos del Universo. Este año, la BUAP se suma a su homenaje en el marco del evento internacional de divulgación científica más grande: La Noche de las Estrellas 2020, que tendrá lugar el próximo 21 de noviembre de forma virtual.

Como ya es tradición, la Universidad será sede de talleres, conferencias y observación astronómica para deleite de la población de todas las edades. En 2020, la pandemia por COVID-19 impuso nuevas condiciones y el evento se llevará a cabo en línea, a través de la página www.fcfm.buap.mx/nochedelasestrellas, así como en Facebook: Noche de las Estrellas BUAP; Aulauniverso Taller de Óptica; en Twitter @NDEBUAP y en YouTube como Noche de las Estrellas BUAP, además de las plataformas de las unidades académicas que participan.

En esta edición, la cita será a partir de las 17 horas con transmisiones en vivo de un total de 118 talleres y experimentos demostrativos, 54 conferencias de divulgación de la ciencia en línea, y por supuesto las observaciones astronómicas que el programa “Del Aula al Universo, un telescopio para cada escuela” realizará con algunos de los instrumentos construidos bajo este concepto.

Se espera observar una gran diversidad de astros como la Luna en cuarto creciente, los planetas Marte, Júpiter, Saturno y Urano, además de objetos de espacio profundo como: la estrella Doble Albireo, el cúmulo Doble de la constelación de Perseo, la Galaxia de Andrómeda, los cúmulos estelares de las Pléyades y los localizados en la constelación de Auriga (M36, M37 y  M38), el cúmulo de la Libélula en Casiopea, la Nebulosa de Orión y el cúmulo M41 en la constelación del Can Mayor, todo acompañado de las explicaciones por parte de especialistas.

La Noche de las Estrellas 2020, una fiesta astronómica que se lleva a cabo en México y otros países de forma simultánea, es ya una tradición en la Universidad, a la que se suman distintas unidades académicas, como los institutos de Ciencias y el de Física “Luis Rivera Terrazas”, las facultades de Ciencias Físico Matemáticas, Ciencias de la Computación, Ciencias de la Electrónica, Ciencias Químicas y Economía; así como las preparatorias Enrique Cabrera Barroso, Benito Juárez y 2 de octubre de 1968.

Finalmente, hay que recordar que el lanzamiento del telescopio espacial Hubble, llamado así en honor al astrónomo Edwin Hubble, se realizó un 24 de abril de 1990 en la misión STS-31, como un proyecto de la NASA y la Agencia Espacial Europea. Gracias a esto, los científicos pueden observan imágenes del nacimiento de estrellas y la creación de agujeros negros, así como la famosa Gran Mancha Roja de Júpiter, lunas y objetos más allá del sistema solar. Por ello, la BUAP invita a celebrar este histórico acontecimiento con la Noche de las Estrellas 2020.

BUAP celebrará el Primer Congreso Nacional de Radios Comunitarias 2020

A lo largo del tiempo las radios ciudadanas han sido un eficiente canal de comunicación e información para la participación social, al difundir los asuntos que les afectan, así como la realización de proyectos de desarrollo y comunicación. Con la intención de profundizar más sobre la importancia de estos canales, se llevará a cabo en la BUAP el Primer Congreso Nacional de Radios Comunitarias 2020.

Dicho congreso se celebrará de forma virtual, vía zoom y Facebook Live, del 19 al 21 de noviembre, contará con la participación de integrantes de radios ciudadanas, indígenas, campesinas, estudiantiles y suburbanas.

También estarán presentes especialistas en medios de comunicación e información, docentes, estudiantes, investigadoras e investigadores, quienes compartirán sus conocimientos y experiencias a través de conferencias magistrales, mesas de trabajo, talleres y exposición de carteles.

Lineamientos legales para la creación de radios comunitarias, Alternativas tecnológicas y Experiencia internacional de las radios comunitarias, son los temas que se expondrán durante las conferencias magistrales, mientras que los talleres abordarán áreas como periodismo, estrategias de producción, tecnologías y financiamiento, entre otros temas.

De igual forma, tendrá lugar el panel magistral Jóvenes construyendo radios comunitarias, en el que participarán integrantes de la Facultad de Ciencias de la Comunicación, así como de las radios Tepetitla, Acajete, Tepeyacatl y La Chignauteca.

El Primer Congreso Nacional de Radios Comunitarias 2020 tiene como objetivos analizar la situación actual de las emisoras ciudadanas, comunitarias, indígenas, campesinas y suburbanas, así como también proponer estrategias para la promoción de la perspectiva de género en todos los niveles del proceso de gestión de estas.

Asimismo, se compartirán experiencias, aprendizajes y expectativas sobre el papel activo de las radios ciudadanas ante problemáticas actuales derivadas de la pandemia por el Covid-19, la adquisición de concesiones de uso social, así como la administración y operación de emisoras propias.

También se hablará sobre la reivindicación de las radios comunitarias como espacios para el diálogo y la tolerancia entre los actores sociales, además del fortalecimiento de la articulación interregional y el intercambio de aprendizajes.

Esta actividad es organizada por la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la BUAP, en colaboración con el Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Puebla y la Secretaría de Educación de Puebla; además, participan la Asociación Mundial de Investigadores A.C, el Parlamento Comunitario de los Derechos de la Naturaleza y la Asociación Nacional de Locutores.

Los interesados podrán tener mayor información en la página www.ainvestigadores.org/congresonacional.html, así como en Facebook: 1er Congreso Radios Comunitarias FCCom-BUAP.

Otorga The Americas Conference of Universities reconocimiento al Rector Alfonso Esparza Ortiz

Por sus méritos como máximo representante de la BUAP, así como por su innovación, pero sobre todo por el compromiso que tiene con la educación, en especial con los que menos tienen, el Rector Alfonso Esparza Ortiz recibió este día por parte de The Americas Conference of Universities (ACU) un reconocimiento, con la confianza de que su trabajo  sirva para que la Universidad cumpla su función de brindar oportunidades que igualen y unan a la sociedad.

La distinción fue entregada en el marco de la ceremonia de inauguración de la Tercera Conferencia de Universidades de las Américas “Retos y respuestas de la Educación Superior a los impactos de COVID-19”, en la que participaron rectores de 11 instituciones, 10 de ellas de México. El evento tuvo como objetivo discutir el papel de la educación superior, así como los retos y desafíos que enfrentan las universidades ante una nueva realidad provocada por la pandemia.

Posteriormente, en el primer panel de rectores participaron Alfonso Esparza Ortiz, Rector de la BUAP; Stephen G. Wells, Presidente de New Mexico Tech; Ricardo Villanueva Lomelí, Rector de la Universidad de Guadalajara; Pablo Bedolla López, Rector de la Universidad Mexiquense del Bicentenario; Enrique Fernando Velázquez Contreras, Rector de la Universidad de Sonora; Enrique Padilla Sánchez, Rector de la Universidad Politécnica de Tlaxcala y el doctor Juan de Dios Pineda Guadarrama, quien de forma pública expresó:

“Quiero aprovechar para reconocerle al Rector Alfonso Esparza su nivel de civilidad y su gran institucionalidad, que la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla sigue avanzando no obstante los acechos externos a la institución. Con seriedad, profesionalismo y, sobre todo, madurez política e institucional ha demostrado y tiene la legitimidad y legalidad de toda la comunidad universitaria que lo ponen como uno de los rectores con un gran desempeño en México y a nivel latinoamericano”.

Durante su intervención, los rectores coincidieron que en México, como en otras partes del mundo, las universidades fueron las primeras instituciones que reaccionaron ante la pandemia por COVID-19, incluso antes que los gobiernos, lo que permitió evitar tragedias dentro de las comunidades universitarias. No obstante, esta contingencia también replanteó nuevos modelos de enseñanza-aprendizaje, que dejaron al descubierto las brechas digitales que se suman a las que ya de por sí existen.

En su participación, el Rector Alfonso Esparza expuso diez puntos que convergen con las estrategias que se plantea la educación universitaria en esta nueva realidad, las acciones implementadas y los desafíos que supone, subrayando los cambios en las formas de estructurar contenidos, organizar y comunicar los procesos de enseñanza aprendizaje, la investigación, la difusión y la gestión universitaria.

Asimismo, recordó que otra de las grandes lecciones de esta crisis es la necesidad de estar capacitados para aprender y adaptarse a un entorno científico y laboral cada vez más cambiante e impredecible. En ese sentido, refirió que el paso obligado a la docencia en ambientes digitales ha exigido afrontar problemas fundamentales que ya aquejaban a la docencia en modalidad presencial, mostrando la urgencia de desarrollar en los estudiantes competencias transversales básicas, como autonomía, visión crítica y capacidad de autoaprendizaje.

El Rector Esparza Ortiz añadió, entre otras cosas, que la presencialidad también juega un papel fundamental en el desarrollo de pedagogías activas, en particular, en aquellas que se basan en el reconocimiento de las personas como actores del proceso educativo, de ahí la necesidad de desarrollar nuevas estrategias para otros entornos de aprendizaje, así como nuevas alternativas de formación universitaria que incluyan la flexibilización de grados actuales.

Las políticas públicas y el tema del financiamiento a la educación, así como el fortalecimiento a la resiliencia del sector de la educación superior, una nueva agenda de transformaciones para las universidades en general y la inclusión urgente de una perspectiva de género en las instituciones de educación superior, fueron otros de los aspectos que planteó.

Cabe destacar que la Conferencia de Universidades de las Américas es un consorcio de instituciones sin fines de lucro, donde investigadores, académicos y profesionales se dedican a promover las mejores prácticas en la educación superior, el gobierno social, las ciencias políticas y las políticas públicas. Las sesiones de esta Tercer Conferencia (ACU) se llevarán a cabo también este 19 de noviembre de forma virtual, y se espera la participación de la BUAP, a las 10:30 horas, con el tema “Igualdad de género y bienestar emocional en la BUAP”, donde intervendrán las doctoras Elvia Rivera Gómez y María del Carmen García Aguilar; el maestro Juan Carlos Pinacho Cruz y el doctor Manuel Méndez Tapia.