Como seguramente ya sabrás, Facebook anda metido en tremendo lío luego de que se supiera que la compañía Cambridge Analytica le “jugó chueco” y logró obtener los datos de sus usuarios diciendo que era por motivos académicos, pero en realidad los usaron para fines políticos (en específico, recolectó datos para formular una estrategia que ayudó a la campaña de Donald Trump), 50 millones de personas terminaron compartiendo involuntariamente su información personal y ahora el pánico ha invadido a todo el que tenga un perfil en esta página porque muchos dudan de que su sistema de seguridad sea eficaz,  por eso, esta es la forma en como puedes darte cuenta qué aplicaciones pueden acceder a tu información de Facebook y así evitar que recopilen tu información personal.

También te puede interesar:¿Cómo te verías si fueras del sexo opuesto? El juego de Facebook con un trasfondo que no te gustará

Cuáles y cómo eliminarlas

Lo que debes hacer es ir a la pestaña de aplicaciones de la red social (en el apartado de configuración), una vez que la lista se haya desplegado tienes que pulsar sobre cada una de ellas y leer con cuidado todo lo que le estuviste permitiendo cuando aceptaste usarla, ahí puedes ir activando o desactivando opciones, ahora que si de plano quieres deshacerte de ellas o de la mayoría, entonces sólo debes pasarles el cursor encima, cuando salga el símbolo de “x” darle clic y habrás borrado la aplicación.

La mala noticia es que muchas veces ya es demasiado tarde y cuando eliminas la app, esta ya tiene lo sufiente de ti como para no preocuparse si la vuelves a utilizar, así que para no dejar rastro debes mandar un correo electrónico o un mensaje a la página del desarrollador web de la aplicación.

También te puede interesar:¡Comprobado! Facebook te manipula como una droga y estas son las razones

Recuerda que no importa que revises tu configuración hasta ahora, como bien dicen por ahí “más vale tarde que nunca”, además, esto servirá para que pongas más atención a las aplicaciones que usas conectado a Facebook y es que desgraciadamente, no siempre todo es tan seguro como parece.