Foto: True Companion

Hoy en día la tecnología ha crecido de forma increíble y rápida, sin lugar a dudas estamos en la era donde los robots se vuelven cada vez más comunes, hay uno para prácticamente todo, aunque los que más han llamado la atención son los destinados al ámbito sexual, pero ninguno de ellos ha tenido tanta controversia como el último invento que ha salido a la luz, el robot que simula una violación.

También te pude interesar: El sexo con robots podría exterminar a la humanidad

Por muy loco que suene, la compañía True Companion presentó a “Roxxxy” bajo el concepto de “La Frigid Farrah” y se trata de una muñeca que está lista para representar la escena de una violación, tiene senos y gluteos grandes, cuerpo delgado y tonificado pero si la tocas en alguna zona “privada” se molesta, su cara cambia y su cuerpo se pone rígido para mostrar resistencia, eso sin contar que cuenta con una función para poner expresión de miedo como resultado de ser sometida (¡WTF!).

Foto: True Companion

Como era de esperarse las críticas no se han hecho esperar, ya que diversos medios han comentado que esto solo fomenta a que los violadores hagan más grande su morbo y los incita a cometer más agresiones, tal como lo mencionó la periodista y fundadora de la campaña Proyecto de Sexismo Diario, Laura Bates, en su columna en  The New York Times.

Por su parte, la empresa se defendió argumentando que ellos solo hacen los robots con la finalidad de ayudar a los solteros del mundo para que puedan hacer realidad sus más íntimos deseos sexuales y aseguran que su producto no esta diseñado para incitar al acto real.

También te puede interesar: Adiós camarógrafos, ¡habrá una cabeza robot para grabar porno!
Foto: True Companion

Aún no se sabe cuál será el destino de Frigid Farrah, si su producción seguirá o se detendrá, sin embargo, por más que podamos apoyar lo que ha dicho la colaboradora del New York Times, es bastante cierto que el sexo siempre será negocio aunque en casos como este no sé qué tan bueno o malo pueda llegar a ser el uso de la muñeca, ¿tú qué opinas?