El gran agujero negro posee una luminosidad tan intensa que supera a la de una galaxia entera. Su cantidad de luz ultravioleta y rayos X destruirían todo indicio de vida en la Tierra.

Un grupo de científicos de la Escuela de Investigación de Astronomía y Astrofísica de la Universidad Nacional de Australia descubrió algo realmente sorprendente, se trata del agujero negro con una velocidad de expansión nunca antes registrada, ésta es tan grande que tiene la capacidad de devorar una masa equivalente a la del Sol cada dos días.

El agujero negro, también conocido como cuásar, fue descubierto gracias al telescopio SkyMapper de la Escuela de Investigación de Astronomía y Astrofísica de la Universidad Nacional de Australia. El instrumento con ayuda del satélite Gaia de la Agencia Espacial Europea detectó la luz de este fenómeno astronómico en un rango cercano al infrarrojo.

También te puede interesar: Estos dibujos de la luna hechos por Galileo Galilei son extraordinarias revelaciones sobre el Universo
Especial
También te puede interesar: Encélado, la Luna de Saturno en donde podría existir vida extraterrestre

La investigación de este fenómeno se remonta a hace más de 12.000 millones de años, es decir; a la Edad oscura del universo, cuando el agujero negro ya era 20.000 millones de veces mayor al tamaño del Sol, de acuerdo con datos estimados por los astrónomos.

Su enorme luminosidad se debe a que su tamaño incrementa a gran velocidad y diariamente traga una enorme cantidad de gases que producen un alto nivel de fricción y calor.

Si ciuásar estuviera cerca nuestro, su abrasiva luz ultravioleta y sus emisiones de rayos X imposibilitarían la vida sobre la Tierra.

Especial/Ilustrativa

“Si tuviésemos a este monstruo ubicado en el centro de nuestra Vía Láctea, el agujero negro se percibiría desde la Tierra como diez veces más brillante que una luna llena y su radiante luz taparía a todas las estrellas del firmamento” – comentó Christian Wolf, el autor principal del estudio.

El hallazgo de este agujero negro que adquirió un gran tamaño y velocidad durante la edad temprana del universo “representa un gran avance en la investigación de la formación de elementos en las galaxias más jóvenes”, concluyó el doctor Wolf.

Al parecer, el universo aún encierra misterios que la humanidad no ha logrado descifrar.