Diferentes tipos de bacterias y virus que hoy nos resultan desconocidos podrían ocasionar una grave epidemia mundial que de no ser controlada, causaría millones de muertes.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha añadido un nuevo padecimiento a su “Listado de patógenos infecciosos” que incluye a aquellos que podrían representar una verdadera amenaza para la salud global debido a su potencial epidémico. Esta lista forma parte de un proyecto conocido como “Plan de Acción I&D 2018”.

La enfermedad X consiste en un conjunto de virus y bacterias hipotéticos que podrían surgir en un futuro causando una gran epidemia mundial que pondría en riesgo la vida de muchas personas.

Especial

“Como nos ha enseñado la experiencia a menudo, lo que nos va a golpear es algo que no anticipamos (…) De la misma manera en que no anticipamos el Zika, tampoco pensamos que existiera un Ébola que fuera a alcanzar las ciudades” – advirtió el doctor Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades de Estados Unidos.

En este caso, el término “X” es utilizado para referirse a lo desconocido, cuando la enfermedad se presente en la realidad, tomaría algún nombre según sus características y estragos ocasionados a la humanidad. Por ejemplo, padecimientos como el SIDA o el Ébola, fueron anteriormente también enfermedades “X”, pues nada se sabía de estas.

El proceso de globalización y los continuos viajes han provocado que las enfermedades infecciosas se extiendan por diferentes territorios ocasionando pandemias y epidemias.

Especial/Ilustrativa
También te puede interesar: ¡Cuidado! Alertan sobre una peligrosa superbacteria de transmisión sexual resistente a antibióticos

La finalidad de este proyecto es alertar y crear conciencia en los estados miembro para reaccionar ágil y eficazmente ante una emergencia de salud ocasionada por un agente patógeno aún desconocido. Tomar en cuenta que esto podría suceder en cualquier momento, permitirá que los expertos estén preparados.

¿Qué podría provocarla?

De acuerdo con José María Martín Moreno, catedrático de Salud Pública de la Universidad de Valencia y exdirector de Gestión de Programas para Europa de la OMS, señala que podría ser ocasionada por la resistencia a antibióticos y lo más probable es que sea transmitida de manera “Zoonótica” es decir, primero afectaría a animales y después a humanos, tal como sucedió con el Ébola, el VIH y la Salmonela, que fue transmitido por los chimpancés a los seres humanos durante el siglo XX.

También te puede interesar: Clavanin-MO, la nueva arma biológica que mata cualquier bacteria
Especial/Ilustrativa

¿Cómo prepararse?

Los sistemas sanitarios deberán contar con las medidas y recursos necesarios para atender y controlar la “Enfermedad X” en cuanto a contención epidemiológica y de diagnóstico rápido. Las medidas preventivas deberán ser adecuadas tanto para la presencia de un virus respiratorio, como para un hongo, un virus que viaja por el agua o una bacteria que sea resistente a los antibióticos.

Los equipos de atención estarán conformados por médicos y especialistas en microbiólogos y epidemiología que permitirán controlar la enfermedad de una manera eficaz.

Otras medidas son incrementar las redes de información electrónica de los sistemas sanitarios y desarrollar redes de vigilancia sanitaria y capacitar a médicos para el área de atención primaria y urgencias.

Especial/Ilustrativa

La “Enfermedad X” no fue la única que la OMS incluyó en la lista, también registró otros padecimientos ya existentes que podrían convertirse en una verdadera amenaza, pues todavía no existe medicamento ni vacuna que los combata:

La fiebre hemorrágica de Crimea-Congo, el virus del Ébola, la enfermedad del virus de Marburgo, la fiebre de Lassa, el coronavirus del síndrome respiratorio del Medio Oriente (MERS-CoV), el síndrome respiratorio agudo severo (SARS), el Nipah y las enfermedades henipavirales, la fiebre del Valle del Rift y el virus del Zika también aparecen en el listado.

Marie-Paule Kieny, subdirectora general de Sistemas de Salud e Innovación de la OMS, comunicó que el Plan de Acción I&D 2018 surgió como consecuencia de la emergencia provocada por el Ébola en África Occidental, que tuvo lugar en marzo de 2014.

Esperemos que las estrategias desarrolladas por la OMS sean verdaderamente efectivas, ayuden a controlar la situación y salven la vida de muchas personas en caso de que tuviéramos que enfrentar una terrible epidemia.