Especial

Si pensabas que el café sólo servía para quitarte el sueño y hacerte mascarillas, estás muy equivocado y este grupo de millennials lo sabe muy bien.

Son estudiantes de la Ingeniería en Energías Renovables de la Facultad de Ciencias de la Electrónica de la BUAP (Benemérita Universidad Autónoma de Puebla) y lograron generar un biocombustible sólido a partir de residuos de café, el objetivo es que este reemplace a la leña y el carbón.

Probablemente muchos de nosotros no estemos familiarizados con usar anafes para mantenernos calientes durante la temporada de frío extremo, sin embargo, quienes viven en lugares de extrema pobreza usan este método día a día para poder sobrellevar las bajas temperaturas que calan aún bajo las cobijas, aunque ello muchas veces signifique padecer enfermedades respiratorias e incluso, morir.

También te puede interesar:Investigador de la BUAP desarrolla extracto natural para combatir infecciones bucales
Especial

De ahí que estos chavos quieran cambiar la realidad de quienes no tienen los recursos suficientes para comprar un calentador y la idea es excelente, sólo para que puedas visualizar la magnitud, si en lugar de usar leña o carbón se abre paso al biocombustible de café, la erosión del suelo se reduciría considerablemente y por obvias razones, también desaparecerían las enfermedades que trae consigo respirar el humo.

Los millennials de la BUAP lograron el nuevo producto diseñando una máquina que procesa los residuos del grano (pericarpio y endocarpio) para luego convertirlos en briquetas con un peso de más o menos 200 gramos y con un poder calorífico idéntico al carbón y la leña, pero sin los riesgos de estos.

Y eso no es todo, lo mejor es que de cada kilo de residuos se pueden obtener hasta cinco “tabletas” que al quemarse (cada una) llegan a alcanzar hasta 300 grados centígrados durante unos 20 o 30 minutos, mucho más tiempo que el acostumbrado.

También te puede interesar:La BUAP diseña un avanzado sistema tecnológico de reconocimiento de rostros

Obviamente la idea de este grupo de estudiantes ha sido aplaudida por los expertos y es que otra de las grandes ventajas, que tal vez para la mayoría es la más importante, es que las personas pueden fabricar su propio biocombustible de café, así que a la larga también ahorrarían.