Una de las preguntas cuando trabajas es: ¿Cómo ganar más dinero? La respuesta parece ser simple: ¡Ser más productivo! Pero ¿cómo tener mayor productividad?

1. Ordena tu escritorio

Muchas personas dicen que la creatividad puede surgir del caos pero una oficina y lugar de trabajo regado y desacomodado no precisamente funciona, según Josh Davis, investigador del Instituto NeuroLeadership, la atención se esta programando para recoger lo que es novedoso, lo que no pertenece al entorno normal de trabajo. Un libro sin leer en tu escritorio es tentación para la distracción.

Josh dice que las personas con oficinas ordenadas son más persistentes y sufren menos frustración y cansancio, si bien puede ser reconfortante para relajarse, un ambiente desorganizado puede ser un verdadero obstáculo. Así que no digas más y a limpiar.
3051540-inline-cleandesk

2. ¡Duerme en el trabajo!

Okay, entiendo, ni el humilde redactor de esta nota podría gozar de esos privilegios pero un equipo de investigadores de la Universidad de Michigan, encontró que tomar una siesta durante el día contrarresta el comportamiento impulsivo y aumenta la tolerancia a la frustración.

3051540-inline-sleep

También te puede interesar: ¡Ya están prohibidos los correos fuera de las horas de trabajo!

3. Aléjate de estos asesinos de productividad

Identificar lo que te distrae es el primer paso para evitarlo pero según esta encuesta realizada en 2015 por CarreerBuilder aquí están los 5 factores que más matan la productividad:

  • Los teléfonos celulares (mensajes y llamadas)
  • Internet
  • Chismear
  • Redes sociales
  • Correo electrónico

3051540-inline-mindful

4. Busca el sol

Una oficina con espacio abierto, bien ventilada y con vista al sol, es el perfecto antídoto a una mente errante, el acceso a la luz solar aumenta la productividad según un estudio realizado por la Comisión de Energía de California, los trabajadores que están sentados cerca de una ventana obtuvieron mejores resultados del desarrollo de sus tareas, en este caso se analizaron a trabajadores que contestan llamadas y estos procesaron las llamadas 12% más rápido.

3051540-inline-sun5. ¡Quéjate!

Pero no sólo es quejarse por quejarse, se trata de quejarse buscando la mejora del entorno laboral, hablar y discutir sobre el problema disminuye la posibilidad de echar culpas a tus compañeros de trabajo, hablar de las cosas, aunque implique una pelea, es mejor que acumular problemas que distraen a las personas y los alejan de ser productivos.

giphy

También te puede interesar: Las fortalezas y debilidades de los millennials en el trabajo

6. Juega a las sillas en la oficina

Las reuniones en donde se camina se han vuelto muy populares pero si no tienes tiempo o tu jefe es poco accesible para organizar las juntas afuera, lo que puedes hacer para no caer en el hartazgo, es poner un temporizador de 30 a 45 minutos, cuando llega el tiempo, todo mundo se levanta y se mueve de su lugar, esto ayudará a despejarte un poco y agarrar un poco de aire para concentrarte y terminar tu trabajo.

3051540-inline-alarm

7. ¡Hazte de una libreta de ideas!

Muchas veces nos pasa que salimos de la oficina o de lugar de trabajo, llegas a casa, cenas algo y mientras te relajas te llega una idea buenísima que hubieras podido comentar en la junta de hace un rato, pero dices ¡ñeh! Mañana lo recordaré y la comunicaré con el equipo, déjame decirte amigo mío, eso es fatal, necesitas hacerte de una libreta de ideas y hacer un “estacionamiento de ideas”, escribe cualquier cosa que te venga a la cabeza para no olvidarlo.

giphy-2

8. Mejora la productividad en tus juntas

Muchas juntas no tienen un programa en particular pero sin un plan no sabemos qué vamos a tratar y hacia dónde vamos a ir, por eso es importante mantener reuniones cortas, limitando la agenda a 3 o menos puntos, según Alan Eisner, profesor de administración en la escuela de Lubin de Pace University de negocios y después de cada junta, es importante mandar los acuerdos para que todos sepan qué trabajar. 3051540-inline-meetsmarter

9. Trabaja menos

¿Suena loco? ¡Si! Pero un estudio desarrollado en 2014 por el profesor John Pencavel de la universidad de Standford examinó los datos de los trabajadores que laboraron durante la Primera Guerra Mundial, la producción en ese entonces fue proporcional al tiempo trabajado, mas o menos trabajaban 49 horas pero la taza de productividad era baja,  sin embargo, el profesor encontró que aquéllos que ponían 70 horas en realizar la misma actividad, tenian la misma productividad que los que trabajaban 56 horas. Así que sí, no por trabajar más, serás mas productivo, solamente haz lo que puedas en el tiempo que tengas.

giphy-3