En Birmania, científicos encontraron un trozo de ámbar que resguarda el embrión de una serpiente fosilizada con el esqueleto postcreanal formado, vertebras, detalles de escamación y forma del cuerpo.

El hallazgo es uno de los más extraordinarios en la historia, pues se trata del fósil de la serpiente más joven que se tenga registrado, mide tan sólo 5 centímetros, pero tiene más de 100 millones de años de antigüedad.  

Fue un grupo de científicos de la Academia China de Ciencia el que descubrió los restos de la cría de serpiente preservada en una pieza de ámbar que vivió en un bosque de la actual Myanmar, en el Sudeste Asiático.

Especial
También te puede interesar: ¡OMG! Encuentran restos fósiles de una nueva especie de dinosaurio en Egipto

La nueva especie fue nombrada Xiaophis myanmarensis y vivió en el período Cretácico Superior, una época en la que los dinosaurios también exisitían. Es la primera especie de serpiente mesozoica hallada en un entorno boscoso, dejando en claro que había mayor diversidad ecológica en aquel periodo.

También te puede interesar: Este descubrimiento podría desmentir todo lo que sabemos sobre la evolución humana

De acuerdo con un informe publicado por la revista Science Advances, a pesar de que el fósil carece de cráneo, los científicos realizaron estudios con rayos X los restos y detectaron similitudes significativas con otras serpientes cretácicas del Gondwana (un antiguo bloque continental). En la actualidad la serpiente está extinta, pero pudo haber sobrevivido durante millones de años de manera primitiva.

Especial

Gracias a este hallazgo hoy los investigadores pueden estudiar cómo se desarrollaban las crías de serpiente hace millones de años, cómo se formaban sus articulaciones, columna vertebral y la médula espinal.