Especial

Todos en algún momento hemos estado enamorados y hacemos cada cosa cuando estamos en esa situación y es que esa sensación que nos provoca el amor es algo que nos gustaría vivir a diario y nadie lo puede negar, ahora imagínate que en realidad fuera así, que pudieras vivir enamorado por siempre, es por eso que se planea que en 10 años existan las pastillas para enamorarnos.

También te puede interesar: Porque el amor espera. Se dan el primer beso el día de su boda. (La historia más cursi que vas a leer hoy)

La Universidad de Oxford y el doctor Anders Sandberg están trabajando duro en un proyecto que promete mejorar las relaciones humanas ya que la nueva “droga” que se pondrá de moda y seguramente tendrá mucha demanda es la pastilla para el amor, la cual estará combinada con el ingenio de la neurociencia y un poco de filosofía para dar como resultado una cursi tableta que se supone, nos hará sentir más que felices.

SpongeBob SquarePants love heart amor patrick GIF

Lo que esta pastilla tendrá es oxitocina, corticotropina y vasopresina que ayudan a estimular la hipófisis que se encarga de liberar a la neuronas esas sustancias que nos provocan felicidad o excitación. Se pretende que además de usar “la pastilla milagrosa con fines de mejorar las relaciones sentimentales también se pueda usar para que los padres fortalezcan ese amor por sus hijos o alguna persona en especial.

Resultado de imagen para pastillas del amor droga
Especial

“Desde un punto de vista puramente hedonista, la gente ha estado tomado drogas para divertirse más desde siempre (…) Esta pastilla del amor puede convertirse ne la nueva droga”, dijo el dr Sandberg.

También te puede interesar: Esta romántica propuesta de amor gay entre unos alumnos del CBTis ha reventado Internet (+VIDEO)

Prácticamente lo que se pretende es que en un futuro las relaciones adultas puedan ser manipuladas gracias a los fármacos pero claro, con responsabilidad, aunque la verdad muchos dicen preferir que se invente una pastilla para curar un corazón roto, eso sin contar que aún más personas creen que manipular los sentimientos es imposible e incluso poco ético.