Los ornitorrincos son uno de los animales más increíbles de la naturaleza, son mamíferos pero nacen de un huevo, tienen patas, cola de castor y pico de pato, son como el rompecabezas de la madre naturaleza que además guarda muchas sorpresas.

Un equipo de investigadores australianos ha encontrado en el veneno del ornitorrinco un rasgo sorprendente: Una versión mejorada de la hormona que regula la secreción de insulina en los intestinos de los animales, misma que podría ser un nuevo tipo de tratamiento para la diabetes tipo 2.

También te puede interesar:Todo lo que debes saber sobre el mesenterio, el nuevo órgano humano

¿Qué es?

Esta hormona es semejante a una conocida como péptido glucagón-1 (GLP-1) que se encuentra en el intestino de los seres humanos y otros animales, trabaja de la siguiente forma: cuando los niveles de azúcar en la sangre aumentan, sucede la liberación de insulina, que a su vez es atacada por el GLP-1 que en cuestión de minutos degrada el azúcar en la sangre pero para las personas con diabetes tipo 2, el GLP-1 es inútil ya que el tiempo para ajustar los niveles de sangre en el cuerpo es mayor volviendo el proceso casi imposible para la hormona.

Los pacientes diabéticos son tratados con suplementos de insulina, sin embargo, la medicina ha gastado todos sus recursos en encontrar la manera en que el GLP-1 tome el suficiente tiempo para erradicar la mayor cantidad de azúcar en la sangre de estos pacientes con diabetes tipo 2, aquí es donde entra el trabajo de nuestros amiguitos los ornitorrincos.

Los Ornitorrincos tienen GLP-1 en su veneno, y no, no muerden como las serpientes por si lo estabas imaginando, estos animales inyectan el doloroso (pero no letal) veneno mediante sus afilados espolones que tienen en el talón durante la temporada de reproducción cuando compiten con otros machos por las hembras.

También te puede interesar: Ibuprofeno, la nueva medicina anti envejecimiento

“La función en el veneno del ornitorrinco es probablemente la forma más estable del GLP-1 ya que las moléculas son altamente deseables como potencial tratamiento contra la diabetes”, dijo Briony Forbes, co-autor de la investigación.

Aún se necesitan muchas pruebas para tratar de aislar el GLP-1 del veneno y convertirlo en un medicamento útil para las personas con diabetes pero tal parece que los avances están dando resultados excelentes.

No hay comentarios