De un tiempo para acá han estado muy de moda los llamados súperalimentos probióticos como el yogurt, el kimchi y algunos quesos, pero ahora los expertos parecen haber descubierto otro nombre que se podrá agregar a la lista y no es nada de lo que esperábamos, la popó de bebé.

Sí, un grupo de científicos de Carolina del Norte descubrió que los desechos fecales de los recién nacidos tienen una combinación de bacterias altamente benéficas para la salud intestinal. El estudio, que fue publicado en el diario médico Scientific Reports, da fe de que la popó de bebé es una mina de oro probiótica porque este aún no padece enfermedades relacionadas con la edad y su flora intestinal no ha sido desequilibrada con dietas y medicamentos.

También te puede interesar:La ciencia ha descubierto que la comida chatarra reduce la fertilidad

disgusted baby GIF

La prueba se hizo con ratas y 34 pañales de bebé y los resultados fueron increíbles en cuanto al tratamiento de la diabetes, obesidad, trastornos autoinmunes e incluso cáncer. Pero no te emociones, no se trata de sólo comer la popó de un recién nacido; de hecho, la mezcla más bien trata de los cultivos bacterianos purificados que están en el excremento en productos como el yogurt, así que no vayas a emocionarte y tomar directo el festín del pañal de tu sobrinito, mejor espera a que la Ciencia te lo de.

“Los probióticos que hemos aislado aumentan la producción de los ácidos grasos de cadena corta, moléculas que se reducen significativamente en el intestino de personas con esas enfermedades. Aumentarlas puede ayudar a mantener o incluso restaurar la flora intestinal, lo que implicaría mejorar su salud”. Dr. Hariom Yadav, coautor del estudio.

Baby Dancing GIF