La ayuda siempre estuvo al alcance de nuestras manos.

La contaminación ambiental causada por los plásticos, es un serio problema que muchas organizaciones intentan combatir sin lograr grandes resultados pero nunca nadie pensó que la solución podría encontrarse en un pequeño animalito capaz de biodegradar este material.

Descubriendo soluciones

Los descubrimientos científicos, la mayor parte de las veces, son el resultado de una serie de investigaciones que pueden tomar bastante tiempo pero tal parece que también pueden ser obtenidos con un momento de suerte, o al menos eso fue lo que pasó con el hallazgo del gusano come bolsas; así es, un gusano que come bolsas de plástico.

Un estudio recién publicado en la revista científica de biología Current Biology, muestra que la típica oruga que sirve como cebo para atrapar a los pescados puede biodegradar el polietileno (con el que están creadas las bolsas de plástico y que es altamente contaminante) a tal grado que 100 gusanos de este tipo pueden desaparecer 92 mg de material en tan sólo 12 horas.

La italiana Federica Bertocchini, apicultora del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria (IBBTEC) en España e integrante del equipo científico de la investigación, comentó que estaba limpiando los paneles de sus colmenas cuando encontró a los gusanos de cera que las invadían; acto seguido, colocó a estos parásitos en bolsas de plástico y para su sorpresa, en poco tiempo ya estaban agujereadas.

Especial.
También te puede interesar: ¡Adiós a la contaminación! Lego se despide del plástico

¿Por qué pasa esto?

Para los científicos, este podría ser el descubrimiento de la historia ya que estos gusanos podrían detener o al menos desacelerar la contaminación ambiental. Paolo Bombelli y Christopher Howe de la Universidad de Departamento de Bioquímica de Cambridge, Reino Unido, unieron fuerzas con Bertocchini para realizar un experimento cronometrado con los gusanos de cera de ese país y los resultados fueron similares a los que obtuvo Federica.

Aunque la explicación del porqué los gusanos de cera son capaces de biodegradar el polietileno puede resultar bastante confusa para aquéllos que nunca manejamos la materia de química, la respuesta es bastante sencilla ya que los científicos han creado la teoría de que podría tratarse de un rompimiento en los enlaces químicos al entrar en contacto con el plástico.

Es decir, al crecer en cera de abeja, los gusanos obtienen los nutrientes de este material que tiene una estructura muy similar al polietileno y que al entrar en contacto con la cera, que es reconocida como plástico natural, crea una reacción que separa los elementos que son iguales.

Foto: Experimento con gusanos de cera/ Federica Bertocchini.
También te puede interesar: No más plástico, este nuevo material es amigable con el ambiente y además se puede comer

No sólo es la digestión

Al principio los científicos creían que el plástico se degradaba durante el proceso de digestión del gusano o mientras seguía masticándolo, por lo que decidieron hacer otro experimento para desmentir esto. El equipo aplastó a varias orugas para después untarlas en las bolsas, obteniendo los mismos resultados que durante su digestión.

“La oruga produce algo que rompe el enlace químico, tal vez en sus glándulas salivales o una bacteria simbiótica en su intestino. Los pasos a seguir para nosotros serán tratar de identificar los procesos moleculares en esta reacción  y ver si podemos aislar la enzima responsable”. Comentó Paolo Bombelli.

Ahora sólo queda esperar para ver qué será lo que procede con estos gusanos ya que los científicos comentaron que este descubrimiento podría ser utilizado a una escala industrial y así crear una solución ambiental con ellos.