Los investigadores de la Benemerita Universidad Autonoma del Estado de Puebla (BUAP) siguen sorprendiendo a la comunidad.

Los investigadores de la BUAP, ahora trabajan en crear nuevos materiales para la industria electrónica, la idea es fabricar emisores de luz (láseres de luz) de tamaño nanométrico y así aportar nuevos elementos en la construcción de procesadores ópticos.

También te puede interesar: La industria automotriz podría tener productos biodegradables gracias a la BUAP

¿Para qué cambiar los láseres de luz? La idea es ir sustituyendo eventualmente la tecnología electrónica actual, usada en ciertos procesadores. Los investigadores detrás de este proyecto son Antonio Méndez Blas y Estela Calixto, ambos pertenecientes al Instituto de Física “Ing. Luis Rivera Terrazas” (IFUAP) y descubrieron que el confinamiento a nivel nanométrico es posible en otros semiconductores e incluso en dieléctricos tras realizar investigaciones con silicio poroso (SIP).

Ahora, la idea está en diseñar nuevos procesos basados en la técnica de electrodepósito para desarrollar materiales que contribuyan a mejorar la tecnología electrónica actual y basarla en la fotónica (o sea, la manipulación de la luz por medio de materiales de diseño).

También te puede interesar: La BUAP podría desarrollar nuevos antidiabéticos y anticancerígenos

¿Cómo es el proceso?

Se deposita sobre un sustrato rígido o flexible un material con propiedades ópticas por medio de la técnica de electrodepósito que, una vez realizado procede a nanoestructurarlo, este proceso puede seguir dos vías, por un lado realizar un ataque electroquímico que elimine parte del material y por otro puede utilizarse con el mismo silicio poroso como plantilla o “molde nanométrico” durante el depósito.

Suena muy complicado, lo sé, pero en cualquiera de las 2 alternativas la idea es mejorar las propiedades ópticas del material como son la transmisión/reflexión o emisión de la luz.