Esos constantes “ataques de sueño” durante el día que representan una verdadera batalla por mantenerte despierto podrían ser indicio de que algo anda muy mal.

Un estudio realizado por investigadores de la clínica Mayo en Rochester en Estados Unidos demostró que dormirse durante el día es una advertencia temprana de aparición de Alzheimer. Para llegar a esta conclusión se analizaron a 283 jubilados de más de 70 años de edad entre los años 2009 y 2016, los cuales fueron evaluados sobre su somnolencia diurna y analizados por al menos dos escáneres cerebrales.

El trabajo publicado por la revista  JAMA Neurology estima que las personas más somnolientas cuentan con un mayor número de placas de amiloide, una proteína pegajosa que forma placas en el cerebro y es una de las principales causas del Alzheimer.

También te puede interesar: Científicos crean el primer marcapasos cerebral para tratar Alzheimer
Especial/Ilustrativa
También te puede interesar: Tenía alzheimer, olvidó que estaba casado y le propuso matrimonio…. A su esposa (+VIDEO)

En una entrevista realizada por el Daily Mail, los expertos revelaron que el cerebro elimina el amiloide mientras el cuerpo duerme, en este sentido las personas que tienen un sueño sin interrupciones durante la noche y aún así deben luchar para mantenerse despiertos a lo largo del día presentan una mayor cantidad de amiloide.

La investigación determinó que la quinta parte de los participantes que sufrían de somnolencia diurna eran los más propensos a acumular amiloide. Es por eso que la somnolencia diurna excesiva (EDS) está asociada con una mayor acumulación de amiloide-beta en personas de edad avanzada.

Especial/Ilustrativa

La doctora Barbara Bendlin de la universidad de Wisconsin-Madison y líder del proyecto comentó que la intervención temprana para las personas que presentan mayor riesgo de padecer Alzheimer podría prevenir y retrasar la aparición de la enfermedad.

Especial/Ilustrativa

A pesar de lo anterior, no todo es tan malo, pues muchos neurólogos afirman que existen maneras de prevenir el Alzheimer, entre las que se encuentran actividades que estimulan el cerebro como por ejemplo leer, hacer ejercicio, aprender nuevos idiomas y tocar instrumentos, así que más vale ponerlas en práctica sin importar la edad.