La tecnología ha llegado a nuestra vida para facilitarla pero también puede llegar a convertirse en un arma de doble filo.

El teléfono celular se ha vuelto el mejor amigo de millones de personas, para la mayoría de nosotros es tan indispensable que no podemos despegarnos de él ni para ir al baño, todo esto gracias a su practicidad y es que podemos pasar horas viendo nuestras redes sociales, escuchando música a todo volumen y comunicándonos con algún familiar o amigo sin darnos cuenta de los problemas de salud que podríamos tener en unos cuantos años.

Las enfermedades

Aunque no lo creas, los problemas mentales como la depresión, el aislamiento social y la ansiedad son algunas enfermedades derivadas por el uso excesivo del dispositivo móvil.

Si sientes los ojos con resequedad o tensión, es probable que también sea una consecuencia de pasar mirando por horas la pantalla de tu celular, realizar pausas activas para relajar los ojos es una recomendación para que no dañes tanto el órgano de la visión.

Ahora que si tienes rigidez en el cuello, dolor de hombros y cefalea (dolor de cabeza intenso) probablemente padeces del “text neck”, un trastorno muscular que es provocado al pasar por mucho tiempo chateando, viendo vídeos, leyendo o jugando en tu dispositivo móvil.

También te puede interesar:¿Por qué los estudiantes chinos son obligados a tirar al agua sus celulares?

ct-nvs-text-neck-students-st-0814-20160812

También te puede interesar:Ahora tener un Samsung Galaxy Note 7 podría significar un delito

¿Escuchas música con los audífonos a todo volumen? Puedes sufrir graves problemas de audición como la hipoacusia, que es la disminución de la sensibilidad auditiva y puede presentarse de forma unilateral cuando se afecta a un sólo oído o bilateral cuando ambos oídos resienten las consecuencias.

sordera-emocional

Y si creías que sólo podías volverte adicto a las drogas y al alcohol, te equivocas, la obsesión por los teléfonos móviles es una realidad en el mundo moderno, tanto que diversos especialistas la han catalogado como una enfermedad y la han clasificado en varios tipos como la nomofobia (miedo a quedarse sin teléfono móvil), la ciberadicción (adicción al Internet) o la portátilitis (dolores musculares por usar y cargar dispositivos de este tipo en exceso).