Rosalinda Contreras Theurel, Profesora Emérita del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional, se encargó de dar la primera conferencia en el ciclo que este año tendrá la facultad de Ciencias Químicas de la BUAP. “La formación espontánea de moléculas en el Universo y su implicación en el origen de la vida”, fue el tema que eligió Rosalinda para compartir.

Ante estudiantes, docentes e investigadores reunidos en el Salón de Usos Múltiples, de la Facultad de Ciencias Químicas (FCQ), la experta dio a conocer que el Universo nació a partir de la gran explosión hace aproximadamente 13 mil 800 millones de años y que al principio solo había energía, y al enfriarse, parte de esta, se convirtió en materia.

“Lo primero en producirse fueron las partículas subatómicas (entes como los quarks, los fermiones, etcétera) que se comenzaron a juntar para crear a las partículas de los átomos y estos a su vez moléculas estables que dieron origen a la vida”.

Resultado de imagen para Rosalinda Contreras Theurel
BUAP

La Tierra –dijo- se formó hace 4 mil 500 millones de años y las moléculas básicas que integran a los seres vivos se formaron espontáneamente, en un proceso de ensayo y error, en los lodos del planeta primitivo hace 3 mil 800 millones de años; dichas moléculas reactivas se asociaban y reproducían por auto ensamblaje lo que permitió conformar sistemas cada vez más, más, complejos.

También te puede interesar:buap-Tiene Asperger y una mente brillante que lo llevó a la Olimpiada de Química

La tabla periódica es el abecedario del Universo, y tanto en nuestro planeta como en la totalidad del espacio solo existen 90 elementos estables, con los que se forman las moléculas, de los cuales los seres vivos están formados de carbono, nitrógeno, oxígeno, hidrógeno, azufre y cloro, así como algunos metales como sodio, magnesio, potasio y calcio.

Resultado de imagen para Rosalinda Contreras Theurel
Especial

Contreras Theurel indicó que la estructura básica de la vida son las células que tienen una química interna muy diferente de lo que hay en el exterior. “Las células que componen a la mayoría de los organismos viven en un ambiente reducido; es decir, existe una membrana en la que todo lo que está adentro se encuentra hidrogenado y afuera de la célula todo está oxidado, por lo que la vida formó sistemas aislados reducidos con una química muy diferente a la del resto del planeta”.

Aseveró que las células contienen información genética y una maquinaria para usarla; el código genético que tienen todos los seres es universal y cuando este funciona mal, genera errores llamados mutaciones que permiten la evolución.

Finalmente, subrayó que el desarrollo más impresionante del ser humano es la adquisición del conocimiento, ya que así tiene certeza de en dónde está, cuál es su entorno y hacia dónde se dirige. Por ello, invitó a todos los interesados en convertirse en investigadores, a ser curiosos para que prevalezca el conocimiento científico y la verdad, en beneficio de la sociedad: “Tienen todas las perspectivas a su alcance, el mundo y el Universo están abiertos para ustedes”.

También te puede interesar:“La participación ciudadana en los procesos de hacer ciudad”, el primer congreso internacional de Arquitectura BUAP

La finalidad de este ciclo es conmemorar la trayectoria profesional de la ponente, quien cuenta con 172 artículos de investigación publicados, más de 180 conferencias nacionales e internacionales y 100 ponencias en congresos.