La capital de nuestro país cuenta con lugares y vestigios históricos impresionantes algunos monumentales, y otros un poco más escondidos, por tanto a veces desconocidos.

El bullicio, el tráfico, la contaminación y las multitudes son elementos que normalmente están presentes en la ciudad de México y en muchas ocasiones hacen que sus habitantes acostumbrados a la rutina se olviden de los bellos lugares turísticos que alberga la ciudad e incluso para los turistas que recorremos la capital también se vuelven imperceptibles; el ejemplo perfecto de ello son estos 5 sitios por los que tal vez has pasado pero no te habías dado cuenta de su importancia.

1. Cabeza serpiente

Justo en la esquina de las transitadas calles José María Pino Suárez y República de El Salvador se encuentra casi escondida una cabeza de serpiente de la época mexica tallada en basalto. Afortunadamente la pieza no fue destruida ya que sirvió como elemento decorativo del “Palacio de los condes de Calimaya” durante el virreinato. Actualmente es un elemento ornamental del “Museo de la ciudad”.

Especial
Especial

Ubicación:

Google Maps
También te puede interesar: 15 datos interesantes que debes conocer de México
2. Templo Ehécatl-Quetzalcóatl 

El templo tiene una figura de mono hembra que parece estar preñada, fue tallada en barro y permitió inferir que la construcción estaba especialmente dedicada al dios del viento, pues normalmente se le asociaba con este animal. El hallazgo en realidad fue accidental ya que sucedió durante la construcción de la línea 2 del metro entre 1968 y 1979, un equipo de arqueólogos trabajó en su liberación.

Especial

Ubicación:

Google Maps

El adoratorio se encuentra en la parte alta del templo, tiene forma circular debido a que evoca el movimiento del viento antes de las lluvias.

Actualmente se puede acceder a este lugar a través de un pasillo de la estación Pino Suárez.

Este sitio es visitado anualmente por más de 54 millones de personas al año, una cifra 21 veces mayor a la de Teotihuacan en el mismo intervalo de tiempo.

También te puede interesar: México tendrá el parque temático más importante de América Latina en 2020
3. Placa de restos de Hernán Cortés

En la contra esquina del “Museo de la ciudad” por la esquina de las calles Pino Suárez y República de El Salvador se distingue este artículo histórico, ubicado en la parte posterior de la Iglesia y el Hospital de Jesús, una de las primeras instituciones que Cortés fundó luego de conquistar México.

Especial

Ubicación:

Google Maps
4. Restos de las escalinatas del templo de Tezcatlipoca

Casi al frente del Palacio Municipal y de la antigua “Casa de la moneda” (hoy museo de “Las Culturas”), está el “Ex-Palacio del Arzobispado” un museo de arte religioso colonial. En el patio norte de esta institución que recientemente fue remodelada, se sitúan restos de las majestuosas escalinatas originales que conducían al templo de Tezcatlipoca, una de las deidades más importantes del panteón mexica y que se levantaba a un lado del Templo Mayor.

Especial

En este mismo lugar fue descubierto también el Cuauhxicalli de Moctezuma en 1988, un monolito cilíndrico que luego de ser estudiado se envió al Museo Nacional de Antropología de la ciudad de México y ocupa un lugar en la sala mexica.

Ubicación:

Google Maps
5. Placa conmemorativa de la Piedra del Sol en la catedral

Fue descubierta el 13 de Agosto de 1790, doscientos setenta y nueve años después de la caída del imperio México-Tenochtitlán a casi metro y medio de profundidad, se trata de una representación de Coatlicue que actualmente se expone en la sala mexica del Museo Nacional de Antropología.

Afortunadamente cuando fue hallada, el entonces virrey, el segundo conde de Revillagigedo, decidió conservar la pieza a pesar de que la consideraba horrible, fue así como esta llegó a los patios de la “Universidad Pontificia” (actual Universidad Nacional Autónoma de México).

Especial

Meses después de haber encontrado a la pieza arqueológica, sucedió un nuevo hallazgo cerca de la misma zona, en la esquina de lo que hoy es el Palacio Nacional y los edificios dobles del gobierno de la capital. En este caso se trataba de la “Piedra del Sol” o “Calendario Azteca”. El artefacto llamó la atención del arzobispo de la ciudad y del virrey de modo que se determinó que fuera colocado en la torre poniente (cerca de las calles Tacuba y 5 de Mayo) de la recién construida Catedral Metropolitana. Durante la época de Porfirio Diaz la piedra fue trasladada al Museo Nacional para ser una parte central del mismo debido a su simbolismo prehispánico. Hasta hace algunos años se colocó una placa en el lugar de la catedral que antes ocupaba.

Ubicación:

Google Maps

¿Cuántos de estos lugares conocías? Ya tienes nuevas opciones de sitios interesantes para visitar la próxima vez que recorras las calles de la hermosa ciudad de México.

 

 

 

 

Con información de México Desconocido