La bandera de México es considerada una de las más bellas del mundo, además es motivo de orgullo y admiración, pero, ¿realmente conoces su historia?

El escudo nacional, la bandera y el himno forman parte de los símbolos patrios desde 1934, año en el que se estableció una legislación referente a estos, la cual describe al escudo de la siguiente forma: un “águila mexicana” posa sobre “un nopal florecido que nace en una peña que emerge de un lago”, que “sujeta con la derecha y con el pico, en actitud de devorar, a una serpiente curvada”, pero una nueva investigación podría poner en duda esta interpretación oficial.

¿El águila realmente devora una serpiente?

Es importante recordar que la escritura de los aztecas era glífica (cada figura representaba un concepto o idea), así que lo que vemos en el escudo en realidad podría tener una interpretación más profunda, incluso hasta un poco diferente a la que ahora conocemos.

El águila sobre el nopal encima de la piedra de un lago es el escudo de México-Tenochtitlán, capital del Imperio Azteca y su representación más antigua se encuentra en el reverso del Teocalli de la Guerra Sagrada, un pieza azteca hallada en 1926 en la cara sur del actual Palacio Nacional y que actualmente se exhibe en el Museo Nacional de Antropología.

Nación 3,2,1

De acuerdo con el Mtro. Salvador Rueda Smithers, investigador y director del Museo Nacional de Historia “Castillo de Chapultepec”, en la pieza se observa que el águila sostiene con su pico un glifo (signo grabado o pintado), no una serpiente y ese signo es el de Atl Tlachinolli, que conforma una trenza de agua y fuego, la cual significa guerra, es decir, representa cómo se entrelazan dos elementos opuestos, lo que se traduce como “la unión de dos contradicciones”, en este caso, sería éste el símbolo que el águila estaría sosteniendo con su pico.

También te puede interesar: Esta puede ser la razón por la que México celebró el día de la bandera izándola al revés
INAH
También te puede interesar: El escudo de la bandera de México tiene un error que nadie había notado

El mito de la fundación de México-Tenochtitlán

Según la historia que siempre nos han contado o hemos leído, los aztecas peregrinaron desde Aztlán (actual noroeste del país), hacia el Valle de México; en donde fundaron su ciudad, ya que ahí  hallaron la señal divina para ello, es decir, un águila sobre un nopal que nace de una roca en medio de una laguna.

Códice Mendocino

Lo cierto es que lo que el mito nos cuenta podría no haber sucedido literalmente porque los sacerdotes aztecas que guiaron el viaje fueron Cuauhtlequetzqui (águila) y Cuauhcoatl (serpiente-águila), así que representaría el encuentro de ambos, “serpiente y águila”, en realidad.

El águila

El Dr. Raúl Valadez Azúa, responsable del departamento de Paleozoología del Instituto de Investigaciones Antropológicas de la UNAM, asegura que es muy poco probable que el águila haya devorado a una víbora cascabel como nos han hecho creer, porque si bien la zona histórica de México-Tenochtitlán es habitada por aproximadamente 30 especies de serpientes y las de cascabel son muy abundantes en la región del Valle de México; no son presa natural del águila real, la cual se alimenta principalmente de conejos y ardillas.

Especial

¿Cómo se conservó el escudo?

El responsable de resguardarlo fue Hernán Cortés, el explorador español que derrotó y conquistó  al imperio azteca en 1521. El maestro Salvador Rueda explicó las razones que orillaron a este personaje a realizar tal acción.

Una vez que venció a los aztecas, Cortés decidió que se mantuviera el escudo de la ciudad como emblema de la que él fundó “porque no llegó a conquistar una tierra desierta, llegó a conquistar un imperio, entonces Cortés aceptó y cristianizó el emblema mitológico, como se había cristianizado el emblema mitológico del Imperio Romano”, señaló.

Especial

Años más tarde, el águila sobre el nopal y la roca se convirtieron en el escudo que representó a todo el reino de la Nueva España, luego pasó a ser el de la América Mexicana de José María Morelos (insurgente que formó parte de la lucha por la independencia de la actual República Mexicana) y después se transformó en el emblema de México en todos sus símbolos imperiales y republicanos hasta la época moderna.

Influencia del cristianismo

Una de las interpretaciones que se le han dado al escudo nacional es la de la lucha entre el bien (el águila) y el mal (la serpiente), sin embargo; Salvador explica que esta interpretación probablemente fue hecha por Cortés, sus hombres y los criollos (los nacidos en América pero de origen europeo), pues se nota la influencia del catolicismo, además menciona que fue hasta el siglo XIX cuando se dieron a conocer textos sobre el México prehispánico, como los de Fray Bernardino de Sahagún y fue así como se reveló el mito de la fundación de México-Tenochtitlán.

A pesar de que la versión de la confrontación del bien y el mal nada tiene que ver con la del mito, el director del Museo Nacional de Hisotria señala que no hay necesidad de reescribir ni corregir la literatura en torno al mito fundacional de la capital del imperio azteca, porque “hay una línea genealógica de este símbolo, que va desde el siglo XV con el Teocalli de la Guerra Sagrada hasta el día de hoy”.

Especial

Otro dato sobre la bandera nacional es que una investigación titulada “La flora del escudo nacional mexicano” revela que los laureles que aparecen en ésta en realidad no existen en la naturaleza.

Y tú, ¿ya sabías esto?

 

Con información de “Nación 3,2,1”