El nuevo libro de la investigadora estadounidense Jennifer Ristine describe que la más ferviente seguidora de Jesús era rica y destinaba recursos propios para apoyar al mesías.

La figura de María Magdalena siempre ha sido polémica, esto en gran medida se debe a la actividad a la que se dedicaba y la razón por la que Jesús la perdonó. Tan importante es su papel en la religión cristiana que hay varios investigadores que han escrito diferentes versiones acerca de ella y su relación con Jesucristo, incluso hay quienes se atreven a decir que ambos tenían un romance; sin embargo, no hay nada certero.

Jennifer Ristine trabajó durante 4 años, en compañía de investigadores de todo el mundo, en la zona arqueológica de Magdala; un pueblo a las orillas del mar de Galilea, en donde nació María Magdalena y fue así como llegó a impresionantes conclusiones.

Especial

Su libro “María Magadalena. Reflexiones desde la antigua Magdala” asegura que el pueblo de Magdala se caracterizaba por ser uno de los más ricos de la región y no por su excesiva pobreza.

También te puede interesar: Esta historiadora dice tener pruebas de cómo es realmente Jesús y no se parece a lo que conocemos
También te puede interesar: “Hijos de Dios”, la comunidad que disfrazaba pedofilia y manipulación con religión (+VIDEO)

“Existen evidencias de riqueza, arqueólogos han dicho que probablemente este asentamiento era uno de los más ricos a orillas del Mar de Galilea. Por los negocios que existían, los mosaicos que se han descubierto, las tinas de purificación. Viendo este lugar, que es donde ella vivió, se puede confirmar que era una mujer con dinero, no era pobre” – comentó Ristine.

Sus argumentos concuerdan con el evangelio de San Lucas, en el que se menciona que las mujeres aportaban sus bienes y trabajo para apoyar a Jesús y sus discípulos.

Especial

¿Era realmente una prostituta?

Ristine comentó que su vínculo con la prostitución no es bíblico y en realidad se originó durante la homilía 33 del Papa Gregorio, pronunciada en el siglo VI, aproximadamente 600 años después de la muerte de María Magdalena.

Desde ese entonces, la percepción de María Magdalena como prostituta causó tanto impacto que permanece hasta nuestros días, además existen otros textos llamados “evángelios apócrifos” escritos durante los primeros años del cristianismo en los que se habla de una relación romántica entre Jesús y María Magdalena, pero la iglesia decidió no incluirlos en su canon.

Especial

Por ahora Ristine decidió evitar más controversia y sólo enfocarse en explicar que María Magdalena no era pobre, sin indagar en su ocupación ni relaciones sentimentales.

Hasta el momento la obra se encuentra publicada en Inglés y se espera que pronto sea traducida a otros idiomas para que llegue a más países.