Foto: Pixabay

el zika es un peligroso virus que afecta particularmente a las mujeres embarazadas ya que produce en los fetos microcefalia, una condición donde el cráneo del bebé sale de un tamaño diferente al normal y afecta su desarrollo físico y cognitivo por eso, preocupados por la falta de conocimiento científico y técnico acerca de este virus, un equipo de investigadores de la BUAP se puso a analizarlo.

También te puede interesar: De esta original forma Puebla busca acercar a la gente a los servicios de salud
Foto: Especial

El trabajo sucede dentro del Centro de Detección Biomolecular de la Benemérita Universidad Autónoma del Estado de Puebla (BUAP) y lo que está sucediendo es que se está analizando la cepa del virus mediante la detección por biología molecular con la técnica PCR (Reacción de Cadena de la Polimerasa).

¿Por qué estudiar un virus que no está ni en Puebla ni en México? Bueno, según la directora de la investigación, Lilia Cedillo, Atlixco  e Izúcar de Matamoros tienen un clima cálido semi húmedo que podría favorecer la formación del virus del zika o del chikungunya, así que estudiarlo es la única forma de conocer perfectamente su ciclo de vida y generar mecanismos de prevención.

También te puede interesar: #InvestigaciónBUAP El amaranto, mejor que los multivitamínicos del mercado
Foto: Especial

El Centro de Detección Biomolecular está equipado con 2 termocicladores de punto final y 3 termocicladores de tiempo real que sirven para crear copias de los ácidos nucléicos de los microorganismos, es decir, clonar las secuencias primordiales del ADN de los mosquitos. Otras enfermedades que se pueden identificar usando esta tecnología son el dengue, la tuberculosis, brucelosis y el virus del papiloma humano. La importancia de analizar este tipo de virus es que se pueden dar casos de detección oportuna, sus mutaciones y la predisposición genética a esta enfermedad, así que aunque el trabajo sea duro, vale la pena por completo.