¿Alguna vez has escuchado la frase “El amor es engordar juntos”? Bueno pues prepárate y ten a la mano tu báscula porque tal parece que es 100% real.

Kilitos de amor

Un reciente estudio realizado por la Sociedad Española para Estudio de la Obesidad (SEEDO) ha comprobado aquel viejo mito de que el amor engorda ya que al encuestar a 2314 personas (de las cuáles el 99% fueron mujeres y 1% hombres) se llegó a la conclusión de que durante una relación, la pareja (principalmente la mujer) tiende a subir ¡de 4 a 5 kilos! (claro que no aplica en todas las personas, en el estudio, por ejemplo el 81% de los participantes mostró aumento de peso durante sus relaciones).

También te puede interesar: Entre más panza, más guapo eres en Etiopía, ¡todos a engordar!

¿Por qué nos llenamos de amor (y de comida)?

Seguro en este momento estás recordando todas tus relaciones anteriores o si ya tienes al amor de tu vida, estás comparando fotos del pasado para ver si has subido algunos kilitos de más en este tiempo pero para hacerte la vida más fácil, te diré cuáles son las 3 etapas en las que una pareja sube más de peso, pon mucha atención.

Relación estable= Confianza

Al inicio de una relación, hombres y mujeres procuran cuidar su línea para dar un buen “taco de ojo” a su pareja, es decir, quedar bien ante la otra persona (no te hagas, tú también aplicaste la de “ensalada por favor” en tu primera cita) pero conforme avanza la relación y agarramos confianza nos despreocupamos por el qué dirá la otra persona y empezamos a comer sin importar el mañana; las mujeres son las que comen más e incluso intentan igualar la forma de comer de su pareja.

Depresión, la mejor amiga de la comida

La segunda fase en la que las parejas suelen aumentar de peso es durante las peleas, ya sea en riñas pequeñas o en los lamentables rompimientos y sí, adivinaste, las mujeres somos más propensas a caer en las clásicas comidas depresivas que las películas cursis nos han enseñado tan bien (helados, chocolates, pasteles) y es que ¿cómo no rendirse ante el sabor de tan exquisitos manjares? Ahora imagínate el efecto que nos causan cuando estamos tan vulnerables.

via GIPHY

También te puede interesar: ¡Captan a una pareja teniendo sexo en la ventana de un hotel en Londres!

Antojo para dos

La última fase por la que una feliz pareja se pone rellenita de amor y de comida es durante el embarazo y esto es lo más común ya que, con cada antojo que tiene la futura mamá, es lógico que al padre también se le antojen una que otra cosita y cómo decir que no cuando ves a tu pareja comiendo a todas horas.

Comemos y nos cuidamos

Aunque una pareja gordita de amor se ve tierna, lo mejor es no comer en exceso y tener una dieta balanceada, así ambos tendrán una buena salud y no padecerán enfermedades que puedan dañar a la larga su vida y su relación, además de cuidar lo que comen, también pueden ejercitar su cuerpo y fortalecer su amor con unos buenos ejercicios que les mostraré en otra ocasión. 😉

No hay comentarios