Sabemos que el consumo moderado de la cerveza es bueno para la salud,  nos ayuda a combatir enfermedades cardiovasculares, previene la osteoporosis y reduce las cataratas, entre otros mas pero esta anciana de 103 años sobre pasa las expectativas, ella asegura que la cerveza es la clave para una vida eterna.

Mildred Bowers, que este agosto cumplió 103 años y vive en Carolina del Sur, Estados Unidos, confesó que se ha casado dos veces y sus dos maridos han fallecido, sin embargo, ella se encuentra más jovial que nunca y con un perfecto estado de salud y todo esto se lo atribuye a su bebida favorita: la cerveza.

Cerveza para la longevidad

Mildred también reveló que aparte de sus genes y su gran inteligencia,  lo que la mantiene viva es tomar medio litro de cerveza a las 4 de la tarde todos los días, cosa que empezó a hacer por ordenes de su propio medico (¡que me lo presente!). No tiene que ver con una rutina de ejercicios ni complementos alimenticios, es simplemente un vaso frío de cerveza lo que afirma, es el secreto de la vida eterna.

También te puede interesar: Esta joven jura llevar en su vientre al hijo de Jesucristo (+VIDEO)
También te puede interesar: Mujeres que dan sexo oral tienen mejor salud

Los expertos opinan

Pero aunque la jovial Mildred diga que la cerveza es la fuente de la eterna juventud, los expertos aseguran que esa no es precisamente la razón por la que esta mujer haya vivido tantos años y aunque sí, esta bebida consumida con medida da beneficios a la salud, existen más factores que influyen en la longevidad, sobre todo, las cosas dependen mucho de la herencia genética, el estilo de vida que lleves (además de si bebes o no cerveza y cuánto 😛 ) y si padeces alguna enfermedad grave o que aunque no sea mortal desgaste tu cuerpo después de varios años, el estrés al que estás sometido todos los días y el carácter (dicen que los enojones viven menos 🙁 ).

Así que lo más probable es que la cerveza sí ayude a que Mildred cumpla muchos años más pero no es el factor determinante de que haya llegado a 103 años, aún así, no perdemos nada con intentar su receta, ¿no? ¡Salud!

No hay comentarios