Con más de 160 especies, México alberga más robles que cualquier otro país. Sin embargo, debido a las actividades humanas, algunos de estos se están volviendo raros y en peligro de extinción.

Quercus brandegeei es uno de ellos, solo se encuentra en algunas localidades de Baja California Sur y en al menos cien años no se han establecido nuevas plántulas. Por esta razón, está incluido en la lista roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), la red ambiental más grande y diversa del mundo creada en 1948.

Para garantizar su conservación, en el Jardín Botánico Universitario de la BUAP se sembró un ejemplar de Quercus brandegeei de 40 centímetros de altura, a un costado de la Concha flotante. Se trata del primer ejemplar plantado ex situ en el país y el cual se suma a la colección viva de robles de este espacio institucional, con 50 especies, la más grande de este tipo en México.

También te puede interesar:Gestión Territorial de la BUAP, una licenciatura innovadora
BUAP

Esta acción se deriva de la Campaña Mundial de Árboles, encabezada por Morton Arboretum, la UNAM y el Jardín Botánico de Vallarta, en la cual colabora la Máxima Casa de Estudios en Puebla.

El próximo año se plantarán 17 más, para sumar 18 en la zona de encinar del JBU. El resto será remitido a otros jardines botánicos para garantizar su diversidad genética y continuidad en caso de ocurrir alguna catástrofe que pudiera dañar a la especie.

Quercus brandegeei es un árbol de larga vida que sobrepasa los cinco metros de altura y se encuentra en lechos de arroyos rocosos que se llenan de agua después de la lluvia. Aunque existen árboles viejos, no hay árboles jóvenes y además esta especie no se está regenerando a partir de semillas. La causa se desconoce, quizá se deba al cambio climático o al ganado que come las bellotas y plantas jóvenes.

BUAP