Vivir cerca de un volcán no es un tema fácil y eso le queda claro a las personas que viven en Puebla, Guerrero y la Zona Metropolitana cuando se levantan con la imponente postal del Popocatépetl.

Existe un hombre, de esos que parece que no le temen a nada, su nombre es Manuel Frías Alcaraz y está decidido a aprovechar la energía del volcán.

El valle de México está colapsando, hundimientos, contaminación e inundaciones son el pan de cada día; el agua falta, la luz a veces no se puede pagar y del drenaje mejor ni hablamos, eso sin contar que los ecosistemas también están sufriendo.

La sobrexplotación de los recursos naturales básicos (como el agua) ha hecho de la capital del país una ciudad mala para vivir, a decir de algunos expertos, sólo le quedan unos 20 o 25 años de vida útil.

manuel-frias

Proyecto Popocatépetl

Manuel Frías Alcaraz asegura que los volcanes no son un riesgo sino una oportunidad y esta forma de pensar lo llevó a desarrollar el Proyecto Volcánico Popocatépetl, que planea usar la energía del interior del volcán para generar electricidad, producir alimentos en invernaderos hidropónicos y crear empleos.

Frías planea extraer el vapor endógeno con pozos direccionales que vayan hacia la caldera del volcán, por estos tubos fluirá vapor a muy altas temperaturas y presiones para llegar a potentes centrales geotermicas y así transformar esa energía calorífica en abundante energía eléctrica.

En el caso del Popocatépetl se instalarían tres centrales generadoras ubicadas a cuatro kilómetros del cráter, abriendo la posibilidad de obtener grandes cantidades de energía limpia, renovable y gratuita.

También te puede interesar: ¡Sorprendente! Apple patenta una bolsa de papel reciclable

frias-group-1

Pero el ambicioso proyecto de Manuel no termina ahí, ya que pretende aprovechar hasta el más mínimo recurso entregado por el volcán,así que una vez que el vapor haya accionado en las turbinas, el agua regresa a su estado natural condensándose, esa agua es rica en minerales como potasio, magnesio, calcio, sodio y zinc, por lo que podría emplearse en invernaderos hidropónicos para producir alimentos, ¡producir alimentos gracias a un volcán!

También te puede interesar: 6 Cosas malas que pasan cuando usas el autómovil

Chauzingo-Amacuzac-Valle de México

Si pensabas que todo lo que había planeado este visionario hombre había sido suficiente, te equivocas, ya que este co proyecto (coordinado y operado como el proyecto volcánico Popocatépetl) transferirá agua del río Amacuzac (en Morelos) hacia el Valle de México para que los niveles freáticos recuperen su equilibrio.

Actualmente, el agua que se consume en la capital no proviene del sistema Cutzamala (un sistema hídrico de almacenamiento, conducción, potabilización y distribución de agua dulce para la población e industria del DF y el Estado de México) sino del subsuelo.

Para bombear toda esta agua se necesita energía, mucha energía y aquí es donde entra el proyecto volcánico. La alternativa de Manuel y de Frías Group (grupo que él encabeza) da la posibilidad de desplazar y reducir el uso de otros recursos: petroleo, diesel, gas natural y el mismo uranio que se ocupa en las plantas nucleares.

Las iniciativas de Manuel son realmente sorprendentes, ahora, esperamos que no le pongan trabas para poder modernizar a todo un país y aprovechar la energía de uno de los volcanes más hermosos que tenemos.

frias-group-2