Trabajos extraños hay en todo el mundo y vaya que a veces terminamos sorprendidos.

En Nueva Gales del Sur, Australia hay un nuevo puesto de empleo, el de “auditor de burdeles”. Se trata de varios investigadores privados que rondan los 60 años que se encargarán de mantener relaciones sexuales con las prostitutas haciéndose pasar por clientes para descubrir en qué lugares de esos existen redes de trabajo sexual ilegal que casi siempre se disfrazan como lugares de masaje y es que las autoridades no tienen permiso para entrar en los prostíbulos sin una autorización legal previa y aún consiguiéndola alertaría a las organizaciones delictivas.

Y no, no pienses que el trabajo es tan sencillo porque la mafia en estos establecimientos está bien alerta sobre las señales que indican a un farsante y si lo descubren, lo matan; sin mencionar que el investigador encubierto deberá proporcionar toda la información necesaria para desarticular las redes, entre ello, material gráfico, aunque eso sí, no sabemos cuánto les pagan, pero han asegurado que la remuneración es bastante atractiva.

También te puede interesar:Prende la tele para ver las noticias ¡y se entera de que su esposa es prostituta!

Animated GIF