El ahora Centro de la Cultura y los Saberes será un espacio para el disfrute de las y los universitarios, así como para la sociedad en su conjunto, con el propósito de hacer del histórico inmueble un sitio vivo de interacción para la convivencia y el aprendizaje, señaló el Rector Alfonso Esparza Ortiz al dar a conocer la apertura del Museo Carolino con la exposición de entrada gratuita, Víctimas y Victimarios, del escultor Rivelino.

En rueda de prensa, en la cual estuvo acompañado del artista plástico que logró presencia internacional con sus esculturas de gran tamaño diseñadas para el espacio público, el Rector de la BUAP expresó: “Estoy seguro que el Museo Carolino, del Centro de la Cultura y los Saberes, se convertirá en punto de referencia de la vida cultural en Puebla y además contribuirá a revitalizar el Centro Histórico de nuestra ciudad”.

Al trasladar a la Torre de Gestión Académica y Servicios Administrativos, de Ciudad Universitaria, diversas dependencias que estaban alojadas en el Edificio Carolino, Esparza Ortiz recordó que este inmueble será destinado para la realización de actividades culturales y de vinculación.

“El Museo Carolino, ubicado en el primer patio del edificio, se inaugurará con una exposición del escultor Rivelino, destacado artista plástico que ha presentado su obra en múltiples espacios en diferentes países del mundo, y que es ampliamente reconocido por sus esculturas monumentales y sus construcciones bidimensionales en pequeño y gran formato”.

Expresó que su objetivo fue concluir su gestión con la puesta en marcha de la primera etapa, que corresponde al primer patio del edificio, el cual seguirá siendo la base de la representación institucional. “Es el inicio de un proyecto que yo espero que continue, de acuerdo con lo que se aprobó en el Consejo Universitario, que tiene que ver básicamente con la ampliación de la Biblioteca Lafragua, para mayores espacios de presentación y exhibición”.

Museo Carolino

En el primer patio, del Centro de la Cultura y los Saberes, donde se ubica el nuevo Museo Carolino, se llevaron a cabo trabajos de mantenimiento y limpieza en los espacios interiores del claustro, conservando las construcciones históricas, precisó el Rector Alfonso Esparza Ortiz.

También se pulieron los pisos de piedra de Santo Tomás, se fabricaron bases de madera para la obra en exhibición, se adecuaron las salidas de emergencia y se colocaron cortinas especiales para oscurecer los espacios que lo requieren.

Asimismo, refirió, se cambiaron las instalaciones eléctricas, de iluminación y se pusieron reflectores especiales de tecnología LED, además de un sistema de videovigilancia y seguridad para detección de humos, así como alarmas.

El espacio incluye, además de siete galerías, una cafetería como espacio de convivencia para los asistentes, servicios sanitarios con áreas adecuadas, incluidos los de personas con discapacidad, y se dio mantenimiento a la característica cantera gris del patio.

Víctima y Victimarios

El Edificio Carolino, por cuyos pasillos un día caminaron personajes como el sabio Carlos de Sigüenza y Góngora o el historiador Francisco Javier Clavijero, abre sus puertas con un renovado rostro: el Centro de la Cultura y los Saberes, un espacio que refrenda la misión que lo ha sostenido durante más de cuatro siglos: la educación.

El primer patio del inmueble de finales del siglo XVI cobijará la exposición Víctimas y Victimarios, del escultor Rivelino, quien ha ganado prestigio con esculturas de gran tamaño diseñadas para el espacio público: , dos dedos índices de frente en bronce blanco que invitan a la reflexión sobre la igualdad; Nuestros silencios, serie de figuras amordazadas que cuestionan derechos como la libertad de expresión; o Raíces, una insólita instalación conformada por un órgano plástico de 1.2 kilómetros de longitud que conectó edificios, plazas y museos de la Ciudad de México, en alusión a la memoria histórica y la identidad colectiva.

Tres salas dobles del primer patio, con las cuales el nuevo Centro de la Cultura y los Saberes abre sus puertas a las y los poblanos, albergará más de 100 esculturas y relieves del artista jaliscience, de diversos tamaños y materiales. Barro, cerámica, carbón, madera, ceniza volcánica, hojas de oro y plata dan vida y significado al tema de esta exposición: la violencia que trastoca, vulnera, transgrede a víctimas y victimarios, desde la naturaleza hasta el ser humano –mujeres, niñas, niños, hombres, personas de la tercera edad y jóvenes– víctimas y victimarios por igual en el enjambre social de este siglo XXI.

Una pieza que ha sido expuesta en España, Portugal, Alemania, Rusia, Italia, Inglaterra, Ciudad de México y Estados Unidos, será parte de esta muestra: La caja táctil, diseñada para el espacio público y dirigida principalmente a las personas ciegas, cuyas cuatro caras del cubo a través de un par de orificios podrá ser explorado por dentro, mientras también en nuestros adentros despertará emociones.

Sobre Víctimas y Victimarios –la mayoría de sus piezas creadas para la inauguración del remodelado primer patio del Carolino, sólo 15 por ciento corresponde a colecciones privadas–, Rivelino, quien se dice “fiel a sí mismo”, expresa: “Tenía deseos de hacer una obra así: compleja, reflexiva, incluyente”.

La exposición consta de tres cuerpos de obra distribuidos en tres salas dobles. El primero, la violencia que ha experimentado la naturaleza por el crecimiento de las sociedades, se expresa en 24 relieves de variados materiales, como cerámica, carbón, madera, hoja de oro, hoja de plata y ceniza volcánica.

La segunda obra es una instalación que aborda la violencia infringida sobre el cuerpo humano, la cual se significa con 60 esculturas de barro, minuciosamente colocadas a lo largo y ancho de la sala central, un espacio que estará ambientado en penumbra para reflexionar y será la antesala del tercer tema: la luz, la sala dorada que cierra el círculo.

Con una trayectoria de casi 20 años, el artista plástico cuenta con más de 60 muestras colectivas y 35 individuales en México y el extranjero. En 2010 participó en la Expo Universal Shanghái con la obra de gran formato Diálogos naturales. En los últimos años se ha interesado en la relación espectador-obra de arte-entorno urbano. Nuestros silencios, muestra de escultura monumental sobre la libertad de expresión, se presentó de 2010 a 2011 en Lisboa, Bruselas, Madrid, Potsdam, Roma, Londres, Moscú, San Petersburgo y en el zócalo de la Ciudad de México.

En 2015 inauguró su más reciente obra monumental , en la plaza pública más importante de la capital inglesa, Trafalgar Square, una pieza que consiste en dos dedos índices enfrentados, de color blanco fundidos en bronce, pero no confrontados. En 2017, se exhibió en la Macroplaza de Monterrey, Nuevo León, y en el Instituto Cultural Cabañas, en Guadalajara, Jalisco.

Así, el Museo Carolino albergará la obra de este artista plástico que a través del arte busca despertar emociones, pero sobre todo invitar a la reflexión. En este caso, un tema de lesa humanidad, la violencia en sus más variadas manifestaciones dispuestas en este inmueble, asiento del poder espiritual de la Compañía de Jesús, se resignifica como un espacio de la cultura y el arte, en el cual convergen la historia y la identidad colectiva en el entramado social de más de cuatro siglos.

La exposición Víctimas y Victimarios, de Rivelino, en el Museo Carolino ubicado en el primer patio del Centro de la Cultura y los Saberes (4 Sur 104, Centro Histórico, Puebla, Puebla) permanecerá del 10 de septiembre de 2021 al 30 de enero de 2022, en un horario de 10:00 a 18:00 horas, de martes a domingo con entrada libre.