Hablar de Kim Jong-Un es hablar de contrastes, extremos y autoritarismo, aunque desde que el hombre se ha hecho buen “amigo” de Donald Trump las cosas se están poniendo cada vez más surreales, ahora el líder norcoreano asegura que quiere echarse unas chelas con el Papa Francisco.

Kim asegura que le dará una “cálida bienvenida” al pontífice y el intermediario no sería nadie más que el presidente de surcorea, Moon Jae-In, quien planea enviar el mensaje/ invitación al Papa cuando esté de gira en Europa, así que todo parecería indicar que las asperezas se están limando no sólo entre las dos Coreas, sino entre todos los que Kim alguna vez consideró sus enemigos. Hay que recordar que aunque en Corea del Norte hay libertad de profesar cualquier religión, la actividad está súper vigilada y prohibida fuera de las estructuras oficiales.

También te puede interesar:Corea del Norte “inventa” la tablet… Y le llama iPad

kim jong un GIF