Gracias a la política de vanguardia y alta calidad desarrollada en la gestión administrativa, la BUAP es la primera universidad del país que certifica su Proceso de Planeación Institucional, con la nueva norma ISO 9001:2015, refirió el Rector Alfonso Esparza Ortiz, al entregar acreditaciones como auditores de calidad a 31 trabajadores.

En dicho proceso participan 38 unidades académicas y 42 dependencias administrativas. Además de fortalecerlas, esta certificación propicia un mejor seguimiento y evaluación periódica.

En la terraza de la Biblioteca Central Universitaria, el Rector Esparza precisó que se continuará con el desarrollo de competencias que abonen a la gestión administrativa. Así, se supervisan las tareas de la Universidad y se asegura la mejora continua, pues la auditoría interna es tan importante como la externa.

También te puede interesar:La Facultad de Administración de la BUAP se lleva una medalla en el Maratón Nacional de Conocimientos
BUAP

“Buscamos que los trabajadores y directivos que hoy se certifican contribuyan a la eficiencia de la gestión administrativa, lo cual nos permitirá tener un sistema con metas y evaluar los procesos institucionales para tener áreas de oportunidad que mejoren las tareas de la Institución, y, por supuesto, seguir asegurando los procesos de mejora continua”, destacó.

La autorregulación, el comportamiento organizacional y la medición eficaz del desempeño influyen directamente en el rendimiento y la capacidad de la Universidad para crear valor e incrementar los niveles de innovación y satisfacción de la comunidad universitaria, enfatizó.

También te puede interesar:“Del aula al Universo”, el programa de la BUAP que acerca a los jóvenes con la ciencia
Resultado de imagen para BUAP, primera universidad del país en certificar su Proceso de Planeación Institucional bajo la norma ISO 9001:2015
Especial

En este sentido, el Rector Alfonso Esparza Ortiz exhortó al personal certificado a continuar actualizándose y generar sinergias. “Estas competencias que han adquirido, sin duda alguna, enriquecen el capital humano de la Universidad, donde la calidad dejó de ser una aspiración para convertirse en una propiedad inherente al trabajo cotidiano”.