¿Has escuchado esa frase que dice: ” te tienen que pasar cosas malas para que después te pasen cosas buenas” ? Bueno, la historia que te contaré a continuación ejemplifica muy bien de lo que te hablo.

La perla gigante

Un pescador filipino durmió diez años sobre 100 millones de dólares sin saberlo. El afortunado, quien decidió mantenerse en el anonimato (si yo me hubiera encontrado 100 millones también lo haría) encontró una perla de 34 kilos de peso hace 10 años.

Todo cuando al echar el ancla durante una tormenta encontró un objeto extraño, al principio pensó  que era una piedra pero al sumergirse para soltarla se percató de que era una almeja gigante y decidió llevársela a casa.

¿Cuál fue su sorpresa? Al interior de la gigante almeja había ¡UNA ENORME PERLA DE 100 MILLONES DE DOLARES!

_90888784_14107893_1073430349411906_5243821525515861822_o

El hombre, que desconocía el valor de la perla, decidió guardarla en su modesta cabaña en la playa donde vivía para que le diera suerte pero esta no le llegó de la mejor manera.

También te puede interesar: Él es Randy, la única persona en el mundo que tiene prohibido pedir una pizza

¿Buena suerte?

Durante 10 años la perla reposó debajo de la cama del pescador como amuleto contra los malos espíritus. Todo iba bien hasta que uno de esos días su cabaña se incendió y la gigante perla fue de los pocos objetos que sobrevivió a las llamas. 🙁

Ahí fue donde empezó el problema y es que el gobierno se enteró de la existencia de la reliquia y acudió a inspeccionarla.

Fue así como decidieron arrebatarla de las manos del pescador para convertirla en una atracción turística en un museo. Lo malo es que nadie sabe si al “afortunado” que halló la perla tendrá alguna remuneración económica 🙁 .

via GIPHY