Cuando alguien toca tu cuerpo sin tu consentimiento, no importando si eres hombre o mujer, es una experiencia desagradable que incluso puede llegar a provocar un momento traumático para la persona afectada, es terrible ver cómo cada que pasa el tiempo cada vez salen a la luz más casos en donde una chica que estaba en la calle, trabajando o por llegar a casa, es tocada furtivamente por un desconocido que se refugia en el anonimato y huye, aunque algunas veces, se logra identificar al agresor y la ira de la víctima la hace reaccionar de forma agresiva, haciendo que incluso ataque al sujeto incorrecto.

Eso justamente fue lo que pasó en Nueva York cuando las cámaras de seguridad de un club nocturno captaron el momento en que una de las meseras asfixió a un hombre hasta casi dejarlo muerto. Kierah Lagrve, de 22 años, estaba trabajando cuando sintió que alguien le tocaba el trasero, entonces volteó y al primero que vio fue a uno de los guardias de seguridad del lugar, así que no lo pensó dos veces y se le abalanzó hasta dejarlo inconsciente.

Rápidamente la policía se presentó en donde todo sucedió y cuando la chica les explicó el porqué de su actuar revisaron las cámaras de seguridad, ahí fue cuando se dieron cuenta de que todo había sido un doloroso malentendido, a Kierah sí le habían tocado el trasero, pero no la persona que ella creyó cuando volteó, así que el verdadero responsable se salió con la suya y cuando vio tremendo alboroto salió del club.

Fue así como la joven fue arrestada bajo el cargo de estrangulación en segundo grado, aunque después de aclarar el error salió en libertad, por fortuna, el guardia al que agredió también se encuentra mejor de salud.

Especial