Eric Schmitt-Matzen

Tal parece que la historia es tan conmovedora como falsa.

Sí, estoy casi segura de que a principios de esta semana lloraste a moco tendido y si no, al menos estuviste a punto, luego de que leyeras una de las noticias que estuvo reventando Internet, estaba prácticamente en todas partes, aquella nota que relataba un difícil momento en un hospital de Tennessee en Estados Unidos, allí un pequeño de 5 años que agonizaba cumplió su último deseo, conocer a Santa Claus (el actor Eric Schmitt-Matzen), mismo que había sido contratado por sus padres con la intención de aliviar un poco el inmenso dolor que el pequeño sentía, que no era menos del que brotaba de los ojos de su madre. La visita iba como se esperaba, ambos personajes (Santa y el niño) compartían momentos tristes pero de alivio y de repente, en medio de la plática el pequeño pronunció sus últimas palabras, dio su último respiro y murió en brazos de su ídolo que lo sostuvo entre brazos hasta que la madre del menor corrió para arrebatárselo y empezar a llorar.

También te puede interesar:Jhon Jairo, de sicario de Pablo Escobar a famoso youtuber y enemigo de Peña Nieto

Descubriendo la verdad

Pues bien, la historia en sí es bastante buena (para la prensa), tiene todos los elementos para tocar el corazón de la gente y provocar reacciones de todo tipo, desde el enojo hasta la impotencia y por supuesto, la tristeza y la melancolía (algunos incluso aseguraron sentirse felices y aliviados porque a pesar de que era un momento horrible, a final de cuentas el niño en cuestión pudo irse con un sueño cumplido y dejó de sufrir), sin embargo, cuando los expertos en periodismo analizan esta historia e intentan investigarla a fondo regresan con las manos vacías, no hay nada que pruebe que lo que sucedió es cien por ciento verídico.

Originalmente, la historia fue publicada en un periódico local llamado Knoxville News Sentinel, mismo que parece haberse arrepentido de darla a conocer unos días después, ¿por qué? Porque tampoco pudo obtener pruebas de que la historia que el actor que interpretó al empático y amoroso Papá Noel fuera real.

“Desde su publicación, el News Sentinel ha hecho una investigación adicional en un intento de verificar independientemente la cuenta de Schmitt-Matzen. Esto ha resultado infructuoso “, explica el periódico.

Una historia extraña

El Santa Claus aseguró a los medios que la plática con el niño fue fluida e incluso repitió fragmentos de ella con bastante claridad, sin embargo, los expertos en ese tema (doctores por supuesto) aseguran que es muy difícil, casi imposible, hablar con alguien de forma coherente mientras está en pleno proceso de muerte, por lo general las alucinaciones, el trance o el dolor es tanto que el paciente habla sin sentido y si lo hace bien dice palabras u oraciones cortas, definitivamente no se pone a “platicar” (creo que las películas de Hollywood nos han estado mintiendo recreando muertes “perfectas”).

Foto ilustrativa

Pero eso no es todo porque Schmitt-Matzen cuenta la historia una y otra vez, asegura que esto le ocurrió hace un mes pero se niega rotundamente (y llega a enojarse al insistirle) a revelar el nombre del niño, sus papás, las enfermeras, doctores y del hospital en donde supuestamente ocurrió todo, es decir, lo sabemos todo y nada al mismo tiempo porque no tenemos idea de lo más importante de un hecho tan impactante como este, ¿quiénes eran las personas?, ¿en dónde ocurrió?, ¿de qué estaba enfermo el pequeño?, nada, no tenemos nada para investigar a fondo y sustentar lo que contamos y repetimos.

Y aunque un buen reportero o periodista no se cansa ni se rinde a la primera, el caso es que ni los corresponsales de la BBC, la CNN o Associated Press han podido “sacarle” esa información al hombre y cuando hacen intentos por llamar a todos los hospitales de la zona y usar sus contactos para investigar sobre lo sucedido, todos parecen desconocer el hecho, ningún nosocomio ni personal de estos lugares sabe de una historia parecida que haya pasado en el lugar en donde trabajan (y vaya que ese tipo de experiencias corren como pan caliente entre pacientes, enfermeras y doctores, ¿quién no quisiera contar tremendo suceso?).

También te puede interesar:Esta madre inyectó heces fecales a su hijo enfermo de cáncer

Así que según el análisis de los expertos y de los mismos periodistas que han dedicado días enteros a obtener más información sobre este caso, todo parece indicar que se trata de un cuento, un relato falso o demasiado exagerado, producto de un actor que sólo buscaba ganar un poco de fama o tener algo interesante que contarle a sus amigos. De muy mal gusto.

Eric Schmitt-Matzen

No hay comentarios