Los feminicidios y la desaparición de mujeres se vuelve un tema común en la sociedad mexicana. No importa en qué estado de la República vivas, la inseguridad aumentó de forma alarmante. Desde aquél día cuando Mara Castilla abordó un Cabify y desapareció en Puebla, los casos de jovencitas que hacen uso de este tipo de transporte, por aplicación o no, aumentan. La mayoría con el mismo desenlace que Mara. Algunas, corren con suerte y pueden volver a casa, a medias pero vivas. Pero de Karen, todavía no se sabe nada.

En medio del ambiente de inseguridad que rodea a México, el Martes 3 de Diciembre a las casi 9 de la noche Laura Karen Espíndola Fabián se disponía a volver a casa. Tomó un taxi en General Anaya en la Ciudad de México y todo debía ir bien. Estaba en comunicación con su mamá a través de WhatsApp, hasta que dejó de responder.

También te puede interesar:La violencia como un hecho normalizado, ¿qué está pasando?

"Mami, este señor se ve sospechoso", dijo Karen antes de desaparecer
Facebook Daniel Espíndola

“Mami este señor se ve bien sospechoso y grosero (sic)”, fue lo ultimo que Karen escribió a su mamá. Después, la señora le ordenó bajarse de la unidad, enviarle su ubicación en tiempo real y tomar otro taxi. La joven jamás volvió a responder.

Las horas fueron pasando y Karen no apareció. Su hermano, Daniel, usó las redes sociales para informar sobre lo sucedido y pedir ayuda para encontrarla. Aseguró también que el celular de su hermana fue prendido en al menos una ocasión después de haber perdido contacto con ella, pero es todo lo que saben.

"Mami, este señor se ve sospechoso", dijo Karen antes de desaparecer
Facebook Daniel Espíndola

Rápidamente los usuarios de Facebook empezaron a compartir la publicación y se generó el hashtag #TeBuscamosKaren. El tema sonó tanto, que las autoridades ya hablaron al respecto.

También te puede interesar: La inseguridad no es percepción, es la triste realidad que nos envuelve
"Mami, este señor se ve sospechoso", dijo Karen antes de desaparecer
Twitter

Sin embargo, eso no basta, Karen, como miles de mujeres que desaparecen todos los días en México, aún no ha regresado a casa. No sabe nada de ella, ni del taxista, a pesar de que en redes sociales su nombre y su foto aparece en todas las sesiones de inicio.