En India el asesinato por agresiones colectivas a causa de la difusión de noticias falsas se ha convertido en un grave problema social, más de 25 personas han muerto en estos enfrentamientos.

La circulación de noticias falsas a través de WhatsApp sobre la presencia de presuntos traficantes de niños ha despertado la ira de la población, más si tomamos en cuenta que los secuestros de niños en India están a la orden del día y que cada año desaparecen aproximadamente 90,000.

En el distrito de Dhule (Maharashtra), a 300 km al noreste de la capital económica, Bombay; fueron detenidas 23 personas acusadas de haber linchado a 8 hombres que señalaron como secuestradores, la riña comenzó luego de que un miembro de los agresores observara a uno de los acusados hablar con un niño cuando bajaba del autobús, cerca del pueblo de Rainpada.

También te puede interesar: Iban a rescatar a un secuestrado pero terminaron matándolo por accidente (+FOTOS)
Especial
También te puede interesar: Asaltó a su víctima y dejó olvidado su celular, lo que dicen sus conversaciones de WhatsApp es escalofriante (+VIDEO)

Las víctimas eran originarias del distrito de Solapur y la tragedia se desencadenó a tan sólo 400 km de ese poblado. Tres de los hombres lograron escapar, en cambio los otros 5 fueron arrastrados hasta la sede del consejo del pueblo en donde los golpearon con tanta saña que perdieron la vida.

“Fueron atacados por los locales que estaban allí por el mercado del domingo y sospecharon que eran secuestradores de niños” – comentó a la AFP M.Ramkumar, jefe de la policía de Dhule.

Las autoridades identificaron a gran parte de los culpables gracias a videos en los que quedó registrado el acontecimiento, sin embargo; otros más se dieron a la fuga y aún no han sido identificados.

Especial

Desafortunadamente las fake news sólo han provocado que la histeria colectiva aumente, por eso es muy importante evitar caer en estas trampas, analizar bien toda la información que recibimos en nuestras redes sociales y de mensajería, compararla con la que otros medios oficiales difunden e informarse bien, pero sobre todo, no actuar si no tenemos pruebas de que a quienes enfrentamos de verdad son rateros, secuestradores o estafadores.