Fotografix

Ganar para no tener hambre.

No es la primera vez que nos sorprenden noticias tan buenas como esta, el pasado 29 de abril se llevó a cabo una carrera en Puebla que tiene por nombre “UltraTrail Cerro Rojo”, en ella participaron 500 atletas de 12 países y quien ganó fue nada más y nada menos que una mexicana, una chica rarámuri.

María Lorena Ramirez/ Especial
También te puede interesar: Estudiante ondea la bandera de México en “Marte” (+FOTOS)

María Lorena Ramirez es la ganadora de esta carrera, orgullosamente es una de las mejores corredoras de la Sierra Tarahumara, obtuvo la victoria sin ningún tipo de entrenamiento o equipamiento profesional y sin todos los recursos que un corredor actualmente utiliza, al menos así lo mencionó una publicación en Facebook de la página Que Todo Tehuacán se Entere, en la que comparten desde el 13 de Mayo la foto donde la ganadora se encuentra en el podio junto con el segundo y tercer lugar.

En dicha imagen se puede ver a María con una expresión seria sosteniendo una hoja donde se muestra que ganó $6,000 por su hazaña y lo logró con una falda, un paliacate, una playera, su gorra y unos huaraches, solo eso necesitó para poder vencer a sus contrincantes tras correr 7 horas y 3 minutos.

También te puede interesar: Estudiante ondea la bandera de México en Marte

La tradición

En la familia de María es una tradición correr y en esta carrera lo hizo al lado de su hermano y su papá, quienes afirmaron que ella no tiene ningún tipo de entrenamiento, simplemente se encarga cuidar su ganado recorriendo de 10 a 15 km diarios y para mantenerse hidratados comen pinole, su lema es ganar para no tener hambre.

Esta no es la primera competencia en donde participa María Ramírez ya que hace un año quedó en segundo lugar en el Ultramaratón en Chihuahua, en la categoría de 100 kilómetros.

María pudo llegar a la carrera tras dos días de viaje por tierra con ayuda de los organizadores que todo el tiempo le brindaron el apoyo a ella y a su hermano.

“No llevaba ningún aditamento especial, no traía ningún gel, ni dulces para la energía, ni bastón, ni lentes, ni estos tenis carísimos que todos llevamos para correr en la montaña”, dijo uno de los organizadores, Orlando Jiménez.

María, su hermano y el organizador de la carrera/ FOTOGRAFIX

Sin duda, hemos comprobado que los rarámuris hacen honor a su nombre no por nada son conocidos como el pueblo de los pies ligeros o los corredores a pie, realmente un gran orgullo. ¡Felicidades María!