El tema de si enviar o no a la gente de la tercera edad a que viva en un asilo siempre genera debate, en lo personal no creo que sea una opción, pero siempre hay muchas razones a considerar cuando se toman este tipo de decisiones y si bien es cierto que muchos abuelitos sufren de abandono y maltratos en sus últimos años de vida, también existen lugares en donde hacen amigos, los cuidan y les dan toda la atención que necesitan, así que hay quienes aceptan gustosos de vivir ahí, pero también están los que se rehúsan y hacen lo impensable por no poner un pie dentro de un asilo.

Anna Mae Blessing de 92 años y residente de Arizona, Estados  Unidos, es una de las que odian la idea de ir a parar a un lugar de estos y su problema era que su hijo de 72 estaba decidido a llevarla aunque fuera en contra de su voluntad. 

Así que la anciana estuvo planeando por varios días la “solución” a la situación hasta que pensó en usar dos viejas pistolas que tenía guardadas, sí, en un descuido de su hijo, la mujer sacó las armas y le disparó hasta matarlo. Después intentó agredir a la esposa de este, pero ella forcejeó hasta que pudo hacer que soltara las armas y llamó a la policía.

También te puede interesar: Esta religiosa mató de hambre a un niño porque creía que estaba poseído
Especial

Blessing fue arrestada y mientras esto ocurría ella aseguraba que su intención era suicidarse después de cumplir con su cometido, pero su nuera se lo impidió cuando la desarmó, además aseguro no sentirse arrepentida por lo que había hecho, incluso afirmó que era lo justo, ya que su hijo había intentado “arrancarle” la vida al querer llevarla a la residencia de ancianos, así que ella le quitó la suya a él.

La mujer aún no ha sido juzgada y no se sabe qué situación enfrentará a partir de esto, lo que sí sabemos es que la solución que ella ha dado es que la pongan a “dormir”, aunque dudamos que las autoridades siquiera lo tomen en cuenta.